Domingo 11 de Octubre de 2015 - 12:01 AM

Bucaramanga pobre

Comparta este artículo ›

Columnista: Manolo Azuero

Los barrios más pobres son protagonistas de la contienda electoral. Y no porque pongan al Alcalde, pero sí ayudan mucho y eligen concejales. Por eso, las campañas políticas, torpes y desmedidas, les cuelgan pasacalles por doquier, ensucian los postes de luz más que en cualquier otro lugar y hasta les ‘pintan’ las casas con publicidad. Por plata o gratis, da lo mismo, es un abuso, un exceso que evidentemente no se aguantarían los ricos. Pero más allá de la propaganda, su relevancia electoral explica la supervivencia de concejales clientelistas y subraya una obviedad, que aquí ya hemos advertido y que vale la pena recordar porque a muchos acomodados se les olvida; Bucaramanga es una ciudad segregada, donde miles de personas viven en la pobreza, marginados de los más elementales bienes públicos, excluidos de los inagotables y aquí clasistas beneficios de lo urbano.

Basta con ir a Morrorrico en el nororiente, a los barrios del norte norte, a los del noroccidente en el valle del Río de Oro, o a los del suroccidente, en las faldas de Provenza, para comprender el desequilibrio social de esta urbe. Sin contar los asentamientos vulnerables de Girón, Floridablanca y Piedecuesta, que acogen la pobreza de la capital santandereana. Las estadísticas enorgullecen, dizque porque estamos mejor que el resto de Colombia. Las calles preocupan, porque cuentan el diario vivir, la mera y dura verdad.

El gobierno de Bucaramanga, no el de turno sino el de siempre, borracho entre sus delirios de grandeza, las megaobras viales y las roscas que lo manipulan, ha sido incapaz de intervenir de manera ambiciosa y transformadora la ciudad pobre y periférica, donde la movilidad opera a medias y no es integral, donde los parques, otros espacios públicos recreativos, los colegios, los centros de salud y hasta los andenes son precarios. Si acaso la ha ‘formalizado’, con la legalización de construcciones en zonas de muy alto riesgo ambiental o la promoción masiva de proyectos de vivienda barata y de baja calidad, lejos del centro y del equipamiento urbano que exige el desarrollo social. Esta foto, aunque atenuada por la pujanza de la gente, trabajadora y emprendedora, de las familias que resisten, termina justificando además el poder de los concejales que mercantilizaron las necesidades.

Publicidad
Autor: Manolo Azuero
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Comentarios