Viernes 07 de Septiembre de 2018 - 12:01 AM

Eliminación del voto preferente

Comparta este artículo ›

Columnista: Manuel Murit

La eliminación del voto preferente no es solamente crear listas cerradas y el orden de sus integrantes, de fondo lo que busca es fortalecer a los partidos políticos mediante la eliminación del transfuguismo político y la doble militancia, entre otros.

De entrada se puede especular que no se tiene el tiempo suficiente para lograr que la reforma pudiera ser aprobada a tiempo para tener efectos sobre las elecciones del 2019, ni mucho menos con el ambiente que hoy prospera en el Congreso y peor aún cuando por delante hay muchas iniciativas que ya están en trámite.

Sin embargo, los principales problemas no son esos pues de aprobarse la reforma política que incluiría la eliminación del voto preferente serían los partidos políticos los que tendrían que escoger el método para seleccionar la composición de las listas.

Como primera opción las listas para elecciones regionales serían conformadas por los integrantes con credencial ocupando el puesto logrado en las anteriores elecciones, esto afectaría de manera directa a quienes quieran incursionar en política pues se verían relegados a ocupar los reglones con menor opción.

Se especula que el proyecto que presentará el gobierno contempla que la conformación de las listas debe buscar la equidad de sexo, es decir mujeres y hombres intercalados, esto cambiaría de manera drástica el panorama político colombiano y sería otra piedra en el zapato.

Como segunda opción el CNE determinará los militantes que pudiesen votar en unas elecciones primarias de manera interna, para elegir la composición y el orden de las listas, para luego someterse a la votación, abierta.

Cómo tercera opción tendríamos la utilización de encuestas pero sería demasiado complejo encontrar firmas encuestadoras neutrales e incorruptibles.

En la cuarta opción serían los directorios locales, regionales y nacionales los encargados de elegir la composición de las listas y su orden en cada escenario, pero cómo lograr que los directorios nacionales no tengan injerencia sobre los locales y así tengan autonomía. Así las cosas aunque haya ¨viento de cola¨ para la reforma política las mareas están muy altas para esa embarcación.

Publicidad
Autor: Manuel Murit
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Comentarios