Domingo 15 de Julio de 2018 - 12:01 AM

1,5 billones y contando…

Comparta este artículo ›

Columnista: Maria Juliana Acebedo

Según el último informe de Veeduría Contractual de la Cámara de Comercio de Bucaramanga, se requieren aproximadamente 1,5 billones de pesos para terminar las megaobras en Santander, recursos que tendrán que ser gestionados ante el Gobierno Nacional entrante.

Muchos se preguntarán: ¿Por qué tanto dinero? (¡Y podría ser más!), ¿Por qué no son suficientes los 3,3 billones ya invertidos en las 12 obras objeto de veeduría? La respuesta es sencilla: la falta de planeación y en algunos casos, la improvisación de las entidades contratantes al momento de establecer la necesidad, los requisitos técnicos, la adquisición de predios, la expedición de permisos y licencias, necesarios para ejecutar los proyectos de manera eficiente y con la menor demora posible.

La falta de planeación es alarmante, tenemos un panorama con el Acueducto de la Mesa de los Santos en alto riesgo de no ser terminado, o en el mejor de los casos, de no tener viabilidad financiera y ser el acueducto con un suministro de agua tan costoso, que podría ser hasta cuatro veces el valor cobrado en Bucaramanga, más de $22.000 millones invertidos y $7.000 millones más, pendientes para su terminación. El Aeropuerto de San Gil no se ejecutará como se tenía previsto; los recursos son insuficientes para la construcción de la terminal, por las obras adicionales en la pista, gracias a esta situación no existe certeza de la operabilidad del Aeropuerto de San Gil para empresas de transporte aéreo, $13.400 millones invertidos y $1.800 millones pendientes para la terminal aérea.

La situación no es diferente y tampoco la mejor en la construcción de la vía Curos - Málaga, construcción de la fase 2 de Neomundo, concesión Mesa de los Santos, Ampliación Paralela Oriental TCC- Molinos, Vía San Gil - Charalá - Límites, Vía Curos – Málaga, Troncal del Norte, Transversal del Carare, y la Concesión Bucaramanga- Barrancabermeja-Yondó; todas estas obras con atrasos importantes, algunas suspendidas por líos jurídicos y la mayoría con recursos insuficientes. Por ahora, el reto está en gestionar ante el nuevo Gobierno los recursos faltantes y proponer las nuevas obras que beneficiarían aún más la competitividad de Santander.

Publicidad
Autor: Maria Juliana Acebedo
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.