Domingo 29 de Julio de 2018 - 12:01 AM

A la vista de todos

Comparta este artículo ›

Columnista: Maria Juliana Acebedo

En abril del 2014 Metrolínea contrató la adecuación de paradas de bus en los sectores sentido norte-sur del Parque de los Niños, Parque Turbay, Hospital Universitario de Santander, carrera 33 entre calles 35 y 36, Club Unión y carrera 33 con calle 54 Colsanitas y realce de pasamanos de las estaciones de San Mateo, La Rosita, Provenza y Cañaveral por un valor superior a los $1.343 millones. Esta contratación planteó la construcción de seis miniestaciones cerradas y cubiertas, para ofrecer a los usuarios un mejor servicio, seguridad y protección contra el sol y lluvia, contando además con seis taquillas respectivas, especialmente diseñadas para facilitar a los usuarios las recargas de pasajes y compras de sus tarjetas para acceder al SITM.

Cuatro años después, las miniestaciones están en funcionamiento, ¿pero y las taquillas? ¡Nunca se han utilizado! y aparentemente no tienen un plan cercano para funcionar. Las taquillas yacen olvidadas en medio del andén, a la vista de todos, sin cumplir con algún servicio útil para los usuarios del sistema o para los ciudadanos, tristemente, su única ocupación y función actual es la de ser una fea estructura metálica, abandonada, utilizada como un gran contenedor de basura, acumulando suciedad y grafitis, desmejorando considerablemente el aspecto de la ‘Ciudad Bonita’. El Consorcio Estaciones SITM, representado legalmente por Julián Andres Serrano Gómez, fue el contratista encargado de la construcción de las miniestaciones y taquillas, en un proceso contratado en abril del 2014, con un plazo de ejecución de cuatro meses, entregado finalmente en mayo de 2015, nueve meses después de la fecha de entrega prevista inicialmente.

¿Cuál fue la planeación de Metrolínea para contratar la construcción de taquillas y no utilizarlas?, ¿cuánto dinero se invirtió en estos elementos sin utilidad?, probablemente las taquillas no eran tan necesarias como se argumentó en su momento, pues a la fecha no se conoce reclamación o algún plan para ponerlas en uso y prestar finalmente un servicio integral a los usuarios del SITM. Tampoco se conoce acción, pronunciamiento o advertencia de los entes de control a Metrolínea sobre este tema.

Publicidad
Autor: Maria Juliana Acebedo
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.