Domingo 09 de Septiembre de 2018 - 12:01 AM

¡Manos arriba!: no es percepción

Comparta este artículo ›

Columnista: Maria Juliana Acebedo

mariaj.acebedo@gmail.com

Con terror observé el video del robo en una joyería ubicada en el Centro Comercial Cacique; en este video quedaron plasmados en 40 segundos cómo cuatro hombres armados se llevan un jugoso botín, rompiendo las vitrinas a su paso, intimidando con sus armas a las empleadas y clientes presentes en el lugar. Los ladrones salieron como si nada, con ayuda de sus cómplices, quienes los esperaban en motos a la salida del centro comercial, sin duda un atraco al mejor estilo de Hollywood.

Lamentablemente escenas como estas se están viviendo constantemente en los últimos meses en Bucaramanga; inseguridad, robos a mano armada a negocios, viviendas y hasta casos de sicariato, ¿qué pasa en Bucaramanga? ¡Mi ciudad no era así!

¿En dónde quedaron los días en los que podíamos salir tranquilamente a la calle, sin tener esa sensación de inseguridad persiguiéndonos constantemente? Las cifras reportadas por la Policía son claras, los hurtos han aumentado un 30% aproximadamente en este año, la inseguridad y los hurtos son una realidad, no una “percepción o mal manejo de redes sociales”, como lo mencionó la Secretaria del Interior de Bucaramanga.

Urgen acciones contundentes que disminuyan la inseguridad, varias propuestas se han presentado de varios sectores, las cuales deben ser evaluadas minuciosamente para su implementación; la restricción del parrillero es una de ellas, la Cámara de Comercio de Bucaramanga considera necesario aplicar la medida en las zonas identificadas con mayores registros de hechos delictivos, en ciertos horarios para no afectar la movilidad de las personas de bien, que encuentran en el uso de la motocicleta una solución para desarrollar sus actividades cotidianas, y si se requiere, carnetizarlas. Esta medida funciona sin mayores problemas en Bogotá y Barranquilla, teniendo como resultado la reducción del hurto en un 30% en el primer mes para el caso de Bogota. Son muchas las causas que han generado la ola de inseguridad en Bucaramanga, la crisis humanitaria, la economía del país y en algunos casos la falta de “mano dura” de las autoridades; llegó la hora de actuar y de tomar decisiones por el bien de la ciudad.

Publicidad
Autor: Maria Juliana Acebedo
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.