Viernes 07 de Septiembre de 2012 - 08:23 AM

Pan y circo

Comparta este artículo ›

Columnista: Martha Florez

¿Qué es lo que estamos viviendo por estos días en Bucaramanga? ¿Una feria ganadera o la feria de los muertos? Más de quinientas riñas callejeras y ocho muertos en un fin de semana, obligan a reflexionar seriamente sobre las manifestaciones culturales que nos venden y se han instaurado con este tipo de eventos. Las obras expresivas y comunicativas y los signos y símbolos son demostración de la cultura de los pueblos. Los invito a que observemos críticamente los que aparecen en la ciudad con motivo de la feria: Un programa en donde todos los días hay oferta muy publicitada de rumba vallenata y tecno carrilera, que contrasta con la notoria ausencia de eventos con expresiones artísticas y música, propias de nuestra región. Además, este tipo de rumba es auspiciada por una cervecería que colocó pasacalles por las vías más importantes, invitando al pueblo a beber y beber, con las funestas consecuencias que hoy vemos. Los eventos que no son desorden y tomata están prácticamente ausentes y aparecen al margen.

“Que esto es lo que le gusta al pueblo” responden muchos frente a la crítica. ¿Cómo cambiar tales gustos, si quienes planean la feria, no están interesados en la generación creativa de ideas y nuevos proyectos? ¿A los organizadores les importará más dignificar o embrutecer a las personas? Los eventos que incitan a consumir alcohol u otras drogas, a cosificar a la mujer y a fomentar la incultura y la intolerancia, deben dar paso a otros constructivos, para que podamos enorgullecernos de una fiesta que nos acoja y represente a todos los bumangueses, y nos haga sentir orgullosos de pertenecer a esta comunidad. Quienes no nos sentimos convocados por la feria, debemos permanecer encerrados en casa porque salir es imposible, debido al desorden reinante: caos vehicular, desaseo y alicoramiento, son el común denominador.

Bucaramanga cuenta con un importante número de expertos, que bien podrían asesorar la programación de eventos culturales formativos, quienes que han sido desplazados por los que consideran que la feria es solo cabalgata, reinado de tangas, carros antiguos, rumba vallenata, trago e indolencia frente a los muertos. ¿Quién sostendrá a las familias que gastaron sus pocos recursos en licor? ¿En dónde están los padres de las niñas en tanga? ¿Cómo se repondrán las vidas perdidas?

Publicidad
Autor: Martha Florez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.