Miércoles 05 de Enero de 2011 - 12:01 AM

A Rosmery

Comparta este artículo ›

Columnista: Martha Florez

¿Año nuevo, vida nueva? No lo será así para Rosmery Vera Marín, la joven mujer que a sus 34 años fue asesinada en Bucaramanga, el pasado 30 de Diciembre, de un tiro en la cabeza, por su ex compañero sentimental. ¿Les parece familiar? Todos los años, por esta época, algún hombre despechado acaba con la vida de su pareja porque ella decide dejarlo, sin que alguna autoridad intervenga en su defensa. ¿Hasta cuándo tendremos que presenciar impotentes que estos dramáticos hechos sucedan?

El X, informe sobre la violencia sociopolítica contra mujeres, jóvenes y niñas en Colombia 2000-2010, preparado por la mesa de trabajo Mujer y Conflicto Armado, cita dramáticos datos sobre el tema: “Cada hora, cerca de 9 mujeres sufrieron agresiones sexuales y el 84% de ellas fueron menores de 18 años”. Además, menciona al estado como responsable por “perpetración directa de sus agentes o por tolerancia o apoyo a actos violentos cometidos por grupos armados irregulares, en el 65.8% de los casos”. Para completar este aterrador panorama, el informe afirma que “el hogar es el sitio más inseguro para la vida e integridad de las mujeres” ¿cómo les parece tamaña afirmación?

Muy a pesar de aquellos quienes aseguran que en Colombia se ha avanzado sobre la igualdad de derechos entre los géneros, los hechos demuestran que el sistema patriarcal permanece como modelo social y sigue causando violencia, discriminación y opresión contra las mujeres. Para la muestra varios ejemplos: El hombre puede abandonar pero la mujer no; los agresores generalmente son cercanos a sus víctimas; hay silencio frente a las agresiones masculinas en el hogar; las mujeres agredidas y que denuncian son estigmatizadas socialmente; la cultura enseña que las mujeres deben aguantar y someterse a la violencia masculina. Y no se trata solo de la violencia física sino también de la psicológica y social.

Conocemos que Colombia carece de políticas específicas para la protección de las mujeres, y las leyes existentes, establecen mayoritariamente la protección de la familia y no de la mujer como persona autónoma, reproduciendo así el sistema patriarcal imperante. Agravando éste panorama, existen pocos profesionales del derecho que representen estos casos, y jueces y juezas con estereotipos culturales sobre las mujeres y su condición social. El estado debe defender los derechos de las mujeres y establecer ya, ahora, tolerancia cero contra todo tipo de violencia en contra de ellas. No más víctimas inocentes como Rosmery y sus dos huérfanos hijitos.

Publicidad
Autor: Martha Florez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.