Miércoles 02 de Febrero de 2011 - 12:01 AM

Guía para dar

Comparta este artículo ›

Columnista: Martha Florez

Para hacer frente a las catástrofes ocasionadas por el terrible invierno que los colombianos acabamos de vivir, se crearon programas como Colombia Humanitaria a nivel nacional, y Dale la Mano a Santander a nivel departamental. En ellos ya se han colectado importantes cantidades de dinero, a pesar de los temores de muchos sobre la honestidad con la que serán manejados. No sólo este aspecto debería preocuparnos. Leyendo con detenimiento el artículo del periódico El Tiempo del miércoles 19 de enero titulado "Las mejores inversiones", corroboré esta afirmación.


En Copenhague, existe un organismo denominado Centro del Consenso dirigido por el científico Bjórn Lomborg. En 2008, el Centro reunió a un prestigioso grupo de economistas del mundo, para que investigara las "inversiones" que más podrían ayudar al planeta. Estudiaron los costos y beneficios de inversiones monetarias dirigidas a reducir la desnutrición, ampliar las oportunidades educativas, desacelerar el calentamiento global y la contaminación ambiental, combatir enfermedades, prevenir los conflictos, ampliar el acceso al agua y los servicios sanitarios, promover la igualdad de género y reducir las barreras comerciales e inmigratorias. Entre otras cosas, estas áreas de trabajo coinciden con los objetivos que las organizaciones Mundial y Panamericana de la Salud han trazado para ser logrados en el presente milenio.


Uno de los aspectos más importantes que encontraron los investigadores fue que colocando cantidades relativamente pequeñas de dinero en áreas cruciales del desarrollo, se podrían obtener inmensos beneficios en la salud y el bienestar de las comunidades. En otras palabras, el estudio identificó prioridades para el gasto de recursos recolectados en donaciones dirigidas a solventar problemas y a hacer el mayor bien. En este establecimiento de prioridades para el gasto, situaron en la balanza las soluciones inmediatas versus las soluciones a largo plazo, además de aquellas que causan gran impacto benéfico, versus el mayor o menor gasto de dinero en su implementación.


El Centro de Consenso de Copenhague publica el informe de la investigación denominado "Guía para Dar", en la página web www.copenhagenconsensus.com como orientación importante para la inversión adecuada de donaciones.


Concluyendo: En las grandes catástrofes, no basta con recaudar grandes cifras de dinero. Es necesario también atender a los expertos para saber cómo gastarlo, estableciendo prioridades, causando impacto en las áreas y problemas más críticos y cobijando al mayor número de damnificados. La generosidad de los benefactores exige respuestas acertadas no solo desde los valores éticos sino también desde lo organizativo y técnico.

Publicidad
Autor: Martha Florez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.