Viernes 03 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

El agua sucia de la “Esant”

Comparta este artículo ›

Columnista: Miguel Angel Pedraza

Como es ampliamente conocido, desde el año 2011 se proyectó la construcción del acueducto del municipio de Barichara y a estas alturas no hay acueducto en esa importante localidad del departamento. Han pasado tres gobernaciones desde entonces, y nada.

Los últimos sucesos informan que la empresa de servicios públicos Esant, la entidad encargada del proyecto, decidió dar por terminado el contrato con la Unión Temporal “Agua para Barichara”, argumentando que no es viable ni técnica, ni jurídica ni financieramente, a pesar de las varias alternativas que se han explorado para hacer posible la construcción de ese acueducto, contando para ello con el concurso activo del Ministerio de Vivienda.

Precisamente un memorando del ministerio de agosto de 2017 contradice abiertamente la posición de la Esant, respaldando por el contrario una alternativa propuesta por el contratista. En el oficio del gobierno se advierte claramente que el proyecto no debería supeditarse a la utilización del agua desde la quebrada “Chivirití”, sino por el contrario implementar la alternativa de la fuente de abastecimiento desde la quebrada “Vigueche” de la vereda “La Siberia”, la cual “posee caudal suficiente para solucionar de manera definitiva la necesidad del agua para el municipio de Barichara”. ¡Más claro, imposible! El documento del ministerio es contundente y, además, responde y desvirtúa uno a uno los reparos de la Esant, recalcando con determinación que la alternativa de solución actual es la de “tomar el agua de la quebrada “Vigueche”, que es agua de “muy buena calidad”, haciendo viable el proyecto de forma indiscutible. Pero no, oídos sordos para esas consideraciones y mejor que la comunidad aguante.

A pesar de esos conceptos, nada pasa, y la Esant y su gerente, Mónica Paola Monsalve, se empeñan con arrogancia en dar por terminado el contrato y acabar con el proyecto bajo sus tecnicismos y conveniencias, a contrapelo de todas las recomendaciones del Ministerio de Vivienda. Y que el municipio se quede sin agua, ¡qué más da!

Acuérdense, el gobernador Tavera termina su mandato y Barichara sigue sin acueducto. ¡Qué desidia!

Publicidad
Autor: Miguel Angel Pedraza
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.