Miércoles 25 de Julio de 2012 - 12:01 AM

Apoyo y oportunidades

Comparta este artículo ›

Columnista: Omar Rangel

Hoy arranca el fútbol y este viernes 27 empiezan del todo los Juegos Olímpicos, las justas deportivas más importantes del mundo. Durante cerca de tres semanas, alrededor de 10 mil atletas de más de 200 países competirán por alguna de las medallas de oro que están en disputa. Por primera vez Colombia participa en el evento con un grupo de más de 100 deportistas y se ubica como la cuarta delegación más numerosa de América Latina, estamos por encima de México y Venezuela, y muy cerca de Cuba y Argentina, aunque aún nos falta bastante para acercarnos a Brasil, que con 259 participantes nos dobla en número.

Baltazar Medina, presidente del Comité Olímpico Colombiano, señala que lo logrado hasta ahora es el resultado de un proceso que se adelanta hace años y en el que han jugado un papel fundamental dos cosas. Por una parte, el talento de los competidores colombianos que tienen que superar un mar de adversidades para llegar a la élite del deporte; y por otra, el apoyo que actualmente brinda el Gobierno a los deportistas de alto rendimiento al destinar tres mil millones de pesos anuales para que estos se dediquen exclusivamente a su disciplina y no alternen su entrenamiento con el rebusque.   

Además, detrás de algunos de los deportistas más opcionados para llegar al podio en Londres existen verdaderas historias de determinación y perseverancia. Casos como el de la atleta Catherine Ibargüen, que llega como favorita para el oro en el salto triple tras un exitoso fogueo en Europa o el del marchista James Aurelio Rendón, segundo en Guadalajara, son un ejemplo para nuestra sociedad. La primera es oriunda de un municipio azotado por la violencia y su familia fue víctima de desplazamiento forzado, el segundo se inició en su disciplina al ingresar en un proyecto para alejar a los jóvenes del barrio Ciudad Bolívar en Bogotá del crimen y el vicio.   

 En un país en el que los competidores de alto rendimiento tienen pocas opciones de salir adelante, lo hecho hasta ahora por este grupo de colombianos es un logro sin precedentes, más aún cuando varios de ellos tienen serias posibilidades de llegar al podio en sus respectivas competencias. Con su carácter e historias de vida nos confirman que lo que nuestra sociedad necesita para superar sus problemas es apoyo y oportunidades.  

 

Publicidad
Autor: Omar Rangel
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.