Lunes 18 de Junio de 2012 - 12:01 AM

¿Qué hacemos con… Santander y sus provincias?

Comparta este artículo ›

Columnista: Orlando Pinilla Prada

Nos enseñaron en la escuela pública que las Provincias de Santander eran seis con sus respectivas capitales. Veamos: Charalá, capital Charalá, cuna de José Antonio Galán, líder de la revolución de los Comuneros y de historia muy interesante, que tiene un final que no hace gracia a Santander. Conocí allí a un hombre joven, extraño, de muy buenas maneras, magnífico pintor y escultor. Vive y goza de su trabajo en plena soledad; vende el producto de su gran habilidad e ingenio. Tuvo oportunidades varias de vivir largas épocas en el exterior, no las aprovechó y permanece en su ciudad.

Provincia de Soto, capital Bucaramanga, ciudad en verdad de historia corta y bien conocida; centro de la vida social, política y económica, aquí se hacen planes mil, se mueve el dinero y se venden ilusiones muchas. García Rovira, capital Málaga, centro de una política muy activa en el norte de Boyacá y sur de Santander, en el camino de Bogotá a Maracaibo. En 1930-32, casi origen de una guerra civil que Laureano, Olaya y el peruano Sánchez Serro evitaron. San Gil, capital de la provincia de Guanentá, ciudad de muchos abolengos, cuna de gentes ilustres, siempre en auge y continuo crecimiento. Comuneros, capital Socorro, centro de la muy nombrada revolución y de gran importancia en la vida pública colombiana. Tenía en 1808 más habitantes que Bogotá. Centro comercial e industrial venido a menos. Adelante socorranos. Vélez, capital Vélez, centro comercial con mucha importancia y con demasiada historia. Galán, capital Zapatoca, tierra de mis mayores y del afecto de todos, ciudad venida a menos, refugio de jubilados mil que gozan de buen y barato vivir, entre sus pueblos se destaca San Vicente, nacido en medio de soledades pero que es “tierra para hacer perpetua casa, tierra con abundancia de comida y ciudad que crece y crece”. Barrancabermeja, aparecida antes de los españoles, se llamaba La Tora y también Cuatro Bocas. El Petróleo le dio vida y la hizo eje político, social y económico en nuestro país.

Publicidad
Autor: Orlando Pinilla Prada
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.