Miércoles 27 de Junio de 2018 - 12:01 AM

La doble moral colombiana

Comparta este artículo ›

Columnista: Óscar Rey Vesga

Ya son muchas las veces que en este mismo espacio me he referido a las redes sociales, sus fortalezas y beneficios, pero también a sus riesgos y posibilidades para hacer daño. He hecho alusión a cómo en ellas nos mostramos comprometidos miembros de familia, fieles esposos, hijos y padres, inclusive hacemos público nuestro íntimo deseo por la protección de los animales, así como nuestra empatía con los más necesitados. Hoy dedicamos parte importante de nuestro día mostrando algo que realmente no somos. Los medios de hoy nos permiten escribir, compartir o simplemente consumir mensajes que pueden llegar a ser realmente opuestos a lo que somos en la realidad. Pero como no todo en las redes es malo, ellas han sido útiles para desenmascarar esta habilidad humana y nos debe invitar a repensar nuestro rol como esposos, padres, hijos, trabajadores y en especial como ciudadanos del mundo.

En esta época de Mundial hemos sido invadidos una vez más con videos de compatriotas que “orgullosos” decidieron darnos a conocer por las redes sociales la astucia paisa, la capacidad de burlarnos de otras culturas y el nivel de respeto que tenemos por las mujeres. Tristemente, no solo en las redes se ha vivido, pues lo sucedido con la compra de exámenes en colegios y universidades no podría ser más grave. Tenemos mucho que aprender como sociedad para vivir realmente en un mejor país.

Desde las mismas redes sociales no se ha hecho esperar la indignación por las actuaciones de algunos colombianos en el exterior, así como por los extranjeros mal comportados en nuestro país. Desde los medios también han salido voces de protesta por estos actos que “ahora” se ven bochornosos, pero que solo demuestran en realidad quienes somos como sociedad.

Podemos llorar al oír retumbar el himno nacional en un estadio extranjero, pero mueren colombianos celebrando los triunfos del fútbol. Dedicamos nuestro amor a esposas e hijas, pero no tenemos problema agrediendo verbalmente a mujeres extranjeras. Ojalá quienes han hecho estas denuncias sean igualmente coherentes con sus actos.

Publicidad
Autor: Óscar Rey Vesga
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.