Miércoles 04 de Julio de 2018 - 12:01 AM

El éxito en el siglo XXI

Comparta este artículo ›

Columnista: Óscar Rey Vesga

En estas épocas de rebelión educativa, en donde los padres exigen a todo centro educativas que sus hijos sean felices y exitosos mientras cursan sus estudios escolares, los educadores se dedican acuciosamente a dar solución a estos nuevos paradigmas. ¿Cuál es el mejor modelo educativo? ¿El profesor tradicional, al tablero, con conocimientos recogidos a través de los años que produce resultados? ¿El educador moderno que, a través del uso del computador, el internet y un tablero interactivo quiere desplazar el texto guía, la tiza y el texto impreso? ¿O será el que muestre los mejores resultados en pruebas estandarizadas?

El equilibrio entre todos los anteriores sería mi respuesta. Creo que los educadores del siglo XXI tienen la responsabilidad no solamente de cultivar estudiantes “realmente interesados” por su proceso de formación, sino que también tienen que formarlos para enfrentar un mundo volátil, caótico e impredecible. Así como un líder emprendedor en cualquier industria del mundo real tendría que buscar maximizar sus resultados, minimizando su riesgo y manteniendo un talento humano comprometido, el éxito del educador es mantener el equilibrio.

Si bien prepararse para exámenes, estudiar y hacer tareas es importante, conectarse con la vida real lo es aún más. El modelo de lo que uno quisiera ver en el salón de clase es algo así: usando el internet y por supuesto a su experimentado profesor, el estudiante debe aprender sobre estadística y una industria (escogida por él mismo). Seguidamente, deben salir del colegio, visitar la industria para: analizar sus resultados operacionales, gestión comercial, económica o de talento humano, entre muchas otras. Lograrán plantear posibles soluciones a las problemáticas encontradas, en donde tendrán que presentar y defender sus ideas, no solo frente a compañeros y profesores, sino ante la empresa interesada. ¿Qué tan útil sería esto para el estudiante y eventualmente para el empresario?

No es la tecnología, la infraestructura escolar o sus resultados lo importante, es el docente y su capacidad, tenacidad y liderazgo los que llevarán a nuestros hijos al éxito en el siglo XXI.

Publicidad
Autor: Óscar Rey Vesga
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.