Miércoles 08 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

La libertad de expresión en redes

Comparta este artículo ›

Columnista: Óscar Rey Vesga

En Colombia, así como en el mundo, los medios de comunicación intentan descifrar cómo no sucumbir ante las presiones de los pautantes y sus intereses particulares, coerciones del poder político para que guarden sus secretos y en últimas aprender a cómo proteger la libertad de expresión manteniendo una industria rentable. Contradictoriamente, en las redes sociales, pareciera que no hay límites.

Hoy vemos cómo amigos de nuestra infancia son de repente eruditos politólogos que creen tener la respuesta a todas las problemáticas del país. Creativos ciudadanos que a veces parecieran no tener nada que hacer, se convierten en poderosos ‘twitteros’ que creen tener derecho a criticarlo todo. Y por si fuera poco, también encontramos ‘youtubers’ que se dedican a las parodias musicales o a hacer mofa de nuestra cultura. Ya no se requiere ser periodista, investigador o haber entregado toda una vida al servicio público, sólo se requiere tener una idea bien construida y tener bastantes amigos, su producción será viral y de repente lo que diga será considerado “realidad”.

Afortunadamente, poderosos de los medios como Apple, Facebook, YouTube y Spotify han empezado a tomar cartas frente aquellos que se dedican a difundir mentiras, incitaciones a la violencia o agresiones a la diversidad. Esta semana, estas compañías han cerrado las puertas a Alex Jones, un reconocido presentador de radio estadounidense que se ha dedicado a publicar noticias sobre conspiraciones del gobierno que van desde el porqué de las masacres en colegios hasta los ataques del 11 de septiembre. Aunque muchos creen que esto le dará más reconocimiento e incitará a otros a seguir sus actividades, se aplaude que se ha iniciado la lucha contra aquellos que buscan generar polarización, odio y rechazo a políticas de gobierno, a la empresa privada o cualquier persona.

El mundo debe contar con personas críticas, que se dediquen a hacer oposición, eso está bien, muy bien, pero lo que está mal es hacerlo usando la violencia, la agresión y las mentiras para hacerlo.

¡Sigamos los pasos de aquellos periodistas juiciosos que con argumentos y pruebas hablan, y si no las tienen callan!

Publicidad
Autor: Óscar Rey Vesga
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.