Lunes 27 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Peticiones al Duque

Comparta este artículo ›

Columnista: Puno Ardila

Viene a la Ciudad del Socorro el “presidente” de Colombia, y andan todos emperifollándose y redactando listas de peticiones para leerle a este curioso mandatario, posta e imagen del nuevo gobierno, que escogió a Santander para uno de sus encuentros populares, e inanes.

Como dijo Leo, “si estoy de buenas me lo pierdo”, así que me dedico a temas editoriales por estos días, en vez de sofocarme entre lambonerías y repulsas. Y sí tengo mucho para pedir, pero no al Duque, sino a los gobiernos de verdad, a los que tienen el verdadero poder: acueductos y vías decentes; políticas claras de gobierno, en cultura, salud, turismo, agricultura, economía, minería, etcétera, etcétera; reglas precisas (y hacerlas cumplir) sobre ordenamiento territorial, y definición del espacio histórico y cultural del Socorro, y que detengan la construcción de esas moles horrorosas al margen de lógicas urbanísticas, e incluso que se manden a demoler las que ya están construidas, y que los funcionarios de Planeación que otorgaron las licencias devuelvan las coimas y vayan a la cárcel.

Bueno, al Duque le pediría -de todos modos, porque tal vez para eso sí tenga la potestad- que deje de andar diciendo que “construye país”, que no es más que un embeleco idiomático que no puede desenchiparse. Debiera, cuando menos, ponerle un nombre realista a sus talleres de fantasía.

Mensæ teguméntum. En busca de peticiones para el Duque, abordé al ilustre profesor Gregorio Montebell —por sus vínculos de afecto con el Pueblito Viejo y su conocimiento de la región—. Su respuesta fue tajante: “Si quiere, le digo qué le hace falta al Socorro, pero ni se le ocurra perder el tiempo —ni hacérmelo perder a mí— con un listado de peticiones que únicamente tendrán valor como parte de las futuras promesas de campaña política; que es para eso que sirven estos encuentros con el pueblo, que, con los tamales, son estrategias clave para no perder el poder. Mejor, deje así, y póngase a trabajar para que tenga cómo pagar el manojo de impuestos que se vienen como un tsunami en esta nueva forma de gobierno en cuerpo ajeno”.

Publicidad
Autor: Puno Ardila
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Comentarios