Lunes 03 de Septiembre de 2018 - 12:01 AM

Cuestión de identidad

Comparta este artículo ›

Columnista: Puno Ardila

Hace algún tiempo un agente de la Policía Vial, cerca del aeropuerto, con todo y su fama, me detuvo y me pidió los documentos. - ¿Cuáles? - le pregunté. “Los del vehículo, y los suyos: el pase y la cédula”, me contestó.

Ahora tienen como principio empresarial, como tal vez han sido formados los empleados por los “coach”, tan de moda, que cuantos más documentos se exijan y más trabas se pongan, más importante es la empresa, pero cuando el “favor” es para el cliente, como devoluciones de títulos y CDT, cobro de cheques, cierre de cuentas...; porque cuando se trata de abrir cuentas o clavarle a uno una tarjeta de crédito, el único requisito es que uno se deje, porque le hacen llegar a la casa lo que sea. Pero que no se trate de lo contrario, porque ahí sí tiene que ser personalmente, y en la oficina que ellos manden, y fotocopia ampliada al 150% de la cédula y la autorización de yo-no-sé-qué. Y todo autenticado en notaría.

Ahora ya toca presentar la cédula y dos documentos más, ampliados también al 150%, o presentar una declaración extrajuicio, firmada, con huella dactilar en tinta, y autenticada en notaría, en la que el ciudadano expresa, bajo la gravedad de juramento, que únicamente tiene cédula de ciudadanía; que no sabe conducir y que es mayor de cincuenta años, por lo que no tiene pase de conducir ni libreta militar.

Aunque somos una sociedad variopinta, como muchas, no tenemos identidad, como se aprecia en el video de la “Feria Bonita”, de una Bucaramanga de algún lugar novelesco de la costa Atlántica. No tenemos elementos de identidad, aparte de la única, la camiseta amarilla; aparte de esta, no sabemos quiénes somos, ni de dónde venimos, ni nos reconocemos. Los menores de treinta años no tienen en común dejos regionales, platos, formas de vestir ni costumbres.

¿Por qué, entonces, cada vez que necesitan identificarnos en una diligencia toca presentar varios documentos a la vez, huella digital y fotografía? La respuesta de nuestra identidad la dio el agente aquel día: “Porque yo se lo ordeno”.

Publicidad
Autor: Puno Ardila
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Comentarios