Jueves 02 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Gobierno y gobernantes

Comparta este artículo ›

Columnista: Rafael Gutierrez Solano

La política en términos generales es el arte de gobernarse los unos a los otros. Si dentro de ese heterogéneo grupo emerge uno que aglutine las mayorías, no sólo gobernará sobre los demás, sino que será el punto de referencia para establecer qué tan buen gobernante es. Ese liderazgo que se busca con afán, casi con desespero morboso en algunos casos, tiene su costo. El escritor inglés Oscar Wilde afirmaba que hay dos tragedias en la vida del hombre: “No conseguir lo que se anhela, y otra, conseguirlo”. El poder es la pasión de dominar, casi una enfermedad del espíritu humano. Vemos a diario que el hombre no ceja en el empeño de lograrlo. Pero transcurrido un tiempo, el que gobierna para bien o para mal de una sociedad, enfrenta un desgaste más temprano o más tarde en su gestión. Depende de la capacidad de hacer, porque a los cargos de elección se llega prometiendo hacer diferentes cosas, un número significativo de las cuales a posteriori son incumplidas.

Vienen entonces los cuestionamientos sobre su ejercicio y surgen crudas realidades hasta ahora irrefutables: a estas comunidades les mienten y los individuos no aprenden. La consecuencia de lo anterior es que buena parte de los ciudadanos tienen espíritu anárquico, no les interesa el gobierno, sus dirigentes, sus representantes, ni la autoridad. Como los han regido mal durante considerables años, cunde el escepticismo. Los ideales del gobernado básicamente se identifican en todos los pueblos, son muy similares, al punto que muchos sostienen frente al dignatario de turno, que es mejor que mande mal, pero que mande. El vacío de poder en estas sociedades con tantas angustias y carencias cotidianas es la crítica más dura con la que se puede calificar a un mandatario.

El filósofo colombiano Nicolás Gómez Dávila expresaba en uno de sus escolios: “legítimo es el poder que cumple el mandato que las necesidades vitales y éticas de una sociedad le confieren…”. Al final de la jornada nos preguntamos cómo después de tantos deseos de gobernar y sentirse poderosos, a la postre, los que lo logran, buscan volver a la rutina del vivir, en algunas ocasiones hasta la clandestinidad. Con lo antes dicho y las divisiones irreconciliables que han florecido en este país habrá quienes piensen que en Colombia el peor gobierno es siempre el existente.

Publicidad
Autor: Rafael Gutierrez Solano
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.