Jueves 09 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Educación y poesía

Comparta este artículo ›

Columnista: Rafael Gutierrez Solano

La Universidad Autónoma de Bucaramanga hace pocos días realizó un desayuno de trabajo al cual fueron invitados un selecto grupo de representantes de los diversos sectores de la región, “con el objeto de conocer sus percepciones… en la formulación de su visión estratégica hacia el 2024”. Estuve presente en esa grata reunión y me referí a algunos aspectos educativos donde en mi sentir hay notorias falencias: En primer lugar se observa una instrumentalización de la educación. Sin descalificar los avances tecnológicos de gran utilidad, se ha perdido el contacto profesor-estudiante; existe evidente ausencia de la investigación en las bibliotecas, y ha desaparecido paulatinamente la cátedra magistral. Hoy todo se “resuelve” con el internet y otras ayudas técnicas.

Los estudiantes carecen de sentido de pertenencia con su claustro universitario. Lo ven como un medio para lograr un propósito pero no un lugar de integración. La mayoría son seres insulares, distantes o indiferentes en la comunidad estudiantil. El Estado a través de sus políticas educativas, ha permitido de manera irresponsable y tolerancia inusitada que pululen todo tipo de carreras, o que de algunas concurran números exagerados, las cuales no se necesitan, porque hay muchos profesionales así formados y sin mercado laboral. Se han abolido en los pénsum oficiales materias como la historia (hace poco restablecida legalmente), la cívica, la urbanidad, es decir, las humanidades y también otras de gran relevancia educativa, redacción y ortografía, básicas en el desempeño y ejercicio profesional. Esto es producto de ese temperamento modernista equivocado que olvida lo siguiente: antes de graduar doctores hay que formar buenos ciudadanos. En consecuencia, me agradó lo expresado por el nuevo rector de la Universidad del Norte en Barranquilla, Adolfo Meisel, uno de los mejores centros de formación en el Caribe colombiano, quien en entrevista al diario El Espectador el pasado 22 de julio, al interrogársele sobre el énfasis que deben tener las ciencias básicas y las humanidades en nuestras universidades respondió: “…creo también que los científicos tienen que tener una formación humanística. Vamos a iniciar un programa para que la poesía se tome las cafeterías. Queremos traer a los mejores poetas del país. Espero que les guste a los estudiantes”.

Publicidad
Autor: Rafael Gutierrez Solano
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.