Domingo 08 de Julio de 2018 - 12:01 AM

Estrategia integral contra el narco

Comparta este artículo ›

Columnista: Rafael Nieto Loaiza

En el primer semestre de 2018 la tasa de homicidios creció un 7%. Después de tres quinquenios de reducciones sistemáticas, hasta alcanzar el año pasado la más baja en cuatro décadas, la tendencia se revierte. En el 2017, la tasa cayó un 4.9%, para situarse en 23,9 homicidios por cien mil habitantes, la menor desde 1975.

Era imposible que el crecimiento sistemático de los narcocultivos desde cuando se suspendió la aspersión y que alcanzó el año pasado la cifra más alta de la historia (209.000 hectáreas), no se tradujera en un aumento de la violencia. Hay una disputa violenta por los territorios cocaleros y las rentas ilegales.

Para rematar, la productividad de los cultivos va también en aumento. Si en el 2008 se requerían 371 hectáreas de coca para producir una tonelada de cocaína, el año pasado bastaba con 226. Solo en 2017 la producción subió un 19% y llegó a 921 toneladas.

El exceso de producción invita a los traficantes a buscar aumentar su mercado interno. En el 2013, en Bogotá el consumo de cocaína era del 7.5%. ¡El 2017 llegó al 17%! Los jóvenes empiezan a drogarse a los 13,6 años. Unos niños.

Estamos perdiendo en todos los frentes: el del conflicto armado, el de la violencia, el del medio ambiente, el del desarrollo rural y la presencia del Estado, el de la prevención de la drogadicción y el de la salud pública, el de la corrupción.

De nuevo, el gran desafío nacional es el narcotráfico. Necesitamos una política integral que centre el esfuerzo en el desarrollo integral y la presencia estatal en el territorio y no solo en la acción de la fuerza pública, que no premie con subsidios directos a los narcocutivadores, que desmonte los incentivos al narco pactados con las Farc, que restablezca los garrotes de la fumigación y la erradicación forzada, que haga énfasis en atacar laboratorios y cristalizaderos, que fortalezca el control fluvial y de guardacostas, que sea efectivo en combatir el lavado de activos y el contrabando, que recupere la extinción de dominio, que refuerce la corresponsabilidad y colaboración internacional y el efecto disuasivo de la extradición.

Publicidad
Autor: Rafael Nieto Loaiza
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.