Domingo 02 de Septiembre de 2018 - 12:01 AM

Políticamente incorrecto

Comparta este artículo ›

Columnista: Rafael Nieto Loaiza

De la misma manera que lo hiciera Santos con la paz, decidieron dividir el país entre amigos de la consulta y amigos de la corrupción. Más allá de que la dicotomía es falsa porque, salvo los bandidos, todos somos enemigos de semejante lacra, ¿habrán pensado en que si fuera cierta entonces los 24 millones 747 mil 860 colombianos que se abstuvieron de votar el domingo serían corruptos o amigos de la corrupción y que, en consecuencia, la consulta habría salido ampliamente derrotada? Semejante estupidez se cae por su propio peso. Quienes nos abstuvimos no somos corruptos ni enemigos de luchar contra la corrupción.

Y pensamos que los 110 millones de dólares que costó se hubieran podido gastar mucho mejor. A quienes dicen que el gasto hubiese sido menor si se hubiera hecho en las presidenciales, aprovecho para recordarles que las consultas no pueden “realizarse en concurrencia con otra elección”.

Tampoco hay un “mandato”. Este solo se hubiera producido si la consulta hubiera pasado el umbral. Pero es indudable que sí hay un hecho político, que la consulta refleja el hastío de la sociedad colombiana con los corruptos. Aunque, con franqueza, ¿era necesario gastarse esa fortuna para comprobarlo?

Para lo que sin duda la consulta era innecesaria era para presentar los proyectos de ley que los promotores, después de que no pasara el umbral, dijeron que llevarían al Congreso. Si no se necesitaba que fuera aprobada, ¿para qué malgastar ese dinero? Alguien dirá que promover una candidatura bien valía los 350 mil millones y que, por tanto, la discusión ética sobre el destino de esos recursos es inútil.

En realidad, inútil era la consulta misma en su contenido, por mucho que me llamen mentiroso. Algunas de las propuestas, como la reducción de salarios o la limitación de períodos de los congresistas, exigían reformas constitucionales. Lo demás, salvo alguna cosita, está ya en la ley.

Preguntas incómodas, claro, y políticamente incorrectas.

Publicidad
Autor: Rafael Nieto Loaiza
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.