Jueves 26 de Julio de 2018 - 12:01 AM

Detalles ocultos

Comparta este artículo ›

Columnista: Ramiro Serrano

Cuando compramos o arrendamos un apartamento generalmente solo observamos el ingreso a la propiedad horizontal y las áreas correspondientes a la unidad privada, descuidando algunos detalles que terminan generando conflictos entre el comprador o arrendatario y la comunidad que conforma el Edificio o Conjunto. Estos son algunas de aquellos dolores de cabeza:

1. No se analizan los estados financieros de la copropiedad, y ella puede tener cargas económicas como demandas civiles o laborales que van a afectar el bolsillo de quienes la habitan. 2. No revisan si la ubicación del inmueble se encuentra afectado con las zonas sociales, convirtiéndose en un problema cuando estas se usan. 3. La presión del agua que llega a la unidad privada. 4. El tamaño y cantidad de parqueaderos, así como el área de desplazamiento de ellos, se convierten en un gran problema para aquellos que tienen más de un vehículo o camionetas no aptas para ciertos edificios. 5. No se revisa el reglamento de propiedad horizontal, que es donde se registran las limitaciones de dominio del inmueble y los derechos y obligaciones que pueden ser contrarios a las necesidades de quienes lo habitan. 6. El mantenimiento de los bienes de la copropiedad, ya que de no existir, su eventual reposición o reparación afecta las expensas comunes que deben asumir propietarios y residentes. 7. Las relaciones entre vecinos, ya que cuando existen integrantes de una comunidad que violan las normas en forma caprichosa, termina afectando la calidad de vida de sus residentes. 8. Capacidad de desagüe de aguas negras, ya que de ser deficiente, generará problemas en su uso. 10. La puesta del sol, esta va a determinar el calentamiento del inmueble dependiendo la hora del día.

Podríamos seguir anotando asuntos necesarios para la compra o residencia en un inmueble; pero lo importante es entender que cuando estemos buscando apartamento, lo hagamos acorde a nuestras necesidades y no solo por la belleza de su empaque.

Publicidad
Autor: Ramiro Serrano
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.