Sábado 20 de Enero de 2018 - 12:01 AM

La amnistía borra el antecedente

Comparta este artículo ›

Columnista: Raul Pacheco

El ex comisionado para la paz Sergio Jaramillo, expuso en El Tiempo (14-I-2018) lo que ha sido hasta ahora el proceso de paz y trae como argumento de fondo para justificar el tratamiento que se le ha dado a las Farc, que los guerrilleros han aceptado haber cometido delitos graves como los de lesa humanidad, y se someten al tribunal creado para juzgarlos. Pero bien sabemos que ese tribunal está hecho precisamente para sacarle el cuerpo a la responsabilidad penal por esos delitos atroces, pues en caso de que haya condenas estas no tendrán la pena privativa de libertad, sino unas modestas restricciones que no les impide hacer política, lanzarse al Congreso, ser elegidos y posesionarse de sus cargos. La amnistía tiene dos elementos esenciales: la rebaja de la pena y el no registro de ese antecedente penal. Y solo puede ser concedida por el Congreso, mientras que el indulto puede ser autorizado por el presidente, como en el caso reciente del Perú, cuando el presidente Kuczysinski para evitar la salida del cargo se allanó a conceder el indulto al ex presidente Fujimori. En estas condiciones, los jefes guerrilleros que sean juzgados por crímenes de lesa humanidad terminarán siendo amnistiados, pues de lo contrario no podrían aspirar al Congreso de la República, sacándole el cuerpo al art 170 C.N. Así pues, no hay tal que los guerrilleros se resignen a no ser amnistiados y se sometan a todos los rigores de la justicia, no es cierto que a los jefes guerrilleros de alta jerarquía y responsables de delitos de lesa humanidad se les vaya a detener, juzgar y condenar. Como podemos verlo, se trata de una leguleyada de marca mayor para eludir la responsabilidad que les cabe por la comisión de delitos de lesa humanidad. Desde luego se necesita de mucho talento jurídico para manejar situaciones como ésta, a pleno filo de la navaja, casi cortándose las venas para tratar de sacarle el cuerpo al alambre de púas de la ley, y no caer en los predios del derecho y de la justicia.

Dan la sensación de acogimiento a ellos, cuando se trata de una simple burla a los mismos, con todas las de la ley. Y en cuanto al resarcimiento de perjuicios, bien sabemos de la lucha de la guerrilla para tratar de esconder capitales, tanto en el exterior como los nacionales, para no hablar de caletas. Juega al gato y al ratón con el Fiscal, quien ha tenido que emplearse a fondo.

Publicidad
Autor: Raul Pacheco
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.