Domingo 01 de Julio de 2018 - 12:01 AM

El primer resbalón de Duque

Comparta este artículo ›

Columnista: Reinaldo Suarez Diaz

Reitero que nuestro Presidente electo es una persona inteligente, preparada, simpática y con gran voluntad de servir al país y hay que darle un compás de espera. Sólo he anotado dos cosas: su inexperiencia en administración pública y su posible dependencia de muchas y poderosas alimañas que lo rodean.

Tales falencias salieron a relucir en su primera entrada en escena con sus declaraciones a favor de congelar la discusión sobre la urgente reglamentación de la JEP.

No fue inesperada la treta de la camarilla del CD enquistada en el Senado, apoyada por otros políticos buscando congraciarse con el presidente electo en busca de… ya sabemos qué. La propuesta es una sucia jugada politiquera disfrazada de argumentos jurídicos (dejados sin piso por la misma CC.) para entrabar lo pactado en La Habana. ¿Si el asunto estaba en proceso antes de las elecciones, por qué se presentó tal propuesta al dia siguiente de triunfo?

Pero Duque peló el cobre apresurándose a apoyarla en lugar de guardar un prudente silencio en asunto tan sensible a la opinión pública. Olvidó lo siguiente:

.No es parlamentario sino presidente electo.

. No se ha posesionado en el cargo y no ha debido entrometer en funciones de gobierno.

. Para dirimir las diferencias todas las partes (como tenía que ser) aceptaron como árbitro la Corte Constitucional. ¿Por qué pues tanto interés en el bloqueo?

. Pensó erradamente que los 12 millones de votos que recibió eran un patente de corso para sus actuaciones.

. Es una ilusión pensar que una mayoría en el Senado represente a la opinión pública. ¿Con lo “prestigiosos” que son?

. Si bien reconozco que la “urgencia” y por tanto la improvisación con que se aprobó todo lo relacionado con la JEP la convertiría en un foco de controversia, lo pactado está pactado y no puede cambiarse en su esencia sin la anuencia de los implicados; no nos dejemos embrollar en asuntos pasajeros, olvidando los verdaderos problemas del país.

El Presidente electo está borrando con el codo lo afirmado en su discurso inaugural, invitando a la reconciliación nacional, pero… perdonémosle la “primiparada”.

Publicidad
Autor: Reinaldo Suarez Diaz
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.