Domingo 02 de Septiembre de 2018 - 12:01 AM

¿Economía o locura?

Comparta este artículo ›

Columnista: Reinaldo Suarez Diaz

En estos días hemos sido sacudidos por propuestas nacidas de la mentes “amigas” del gobierno y hasta especializadas en las complejas ciencias económicas, que paradójicamente contradicen las leyes de la economía, la experiencia comprobada y el mismo sentido común, en búsqueda angustiada y comprensible de reactivar nuestra maltrecha economía y subsanar el déficit presupuestal.

Es una locura extender el IVA a toda la canasta familiar, incluidos hasta los alimentos más esenciales. Tal medida, además de ahorcar aún más sus presupuestos atenta contra la nutrición de la gente pobre y de clase media emergente, generando además un receso en el consumo que contraería la demanda de productos agrarios, perjudicando de contera a los campesinos y los productores agrícolas, cuyo dinamismo es preciso motivar ya que es allí donde se encuentra nuestro futuro.

Para contrarrestar tan draconiana medida se propone devolver el IVA a los estratos 1 y 2, asunto complejo y no sostenible en el futuro como pasó con la devolución (asunto mucho más fácil) de 1 punto del IVA por las compras con tarjetas de crédito, que mágicamente desapareció.

Se pretende además, con la loable intención de fomentar y el trabajo digno, rebajar los impuestos a los empresarios. Es una vana ilusión. En el modo de producción capitalista, regido por la férrea ley de la oferta y la demanda, el empleo sólo se fomenta fortificando el mercado y por lo tanto aumentando el dinero en el bolsillo de los virtuales consumidores. Aquí se pretende hacer lo contrario.

Los industriales no invierten ni generan empleo sin un horizonte de ganancias. Por demás, la experiencia en nuestro medio lo ha demostrado. El gobierno Uribe disminuyó la jornada nocturna, el pago de las horas extras y de los festivos aduciendo la misma razón. Pero, de empleo “nanay cucas”. Lo mismo pasó cuando en el 2012 se descargó a la nómina los empresarios de los parafiscales. Los expertos calculan que en estos años se han “embolsillado” 49 billones de pesos, y esos dineros, como dice la canción, “se fueron y no volvieron”.

El camino es otro: impulsar la economía y el empleo formal, mediante la productividad.

Publicidad
Autor: Reinaldo Suarez Diaz
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.