Viernes 29 de Mayo de 2015 - 12:01 AM

Los Minions, un montón de TeraBytes

Comparta este artículo ›

Columnista: Rene Di Marco

En 1995, Pixar lanzó una película que cambió la historia del cine; se trataba de Toy Story, la primera película animada producida totalmente por computadores. Fue un éxito rotundo, recaudando más de 360 millones de dólares y recibiendo tres nominaciones al Oscar. Pero su mayor mérito fue el cambio tecnológico y cómo lograron crear con los computadores y recursos tecnológicos de esa época, una película 100% digital.

Han transcurrido ya casi 20 años desde la llegada digital de Woody y sus juguetes amigos, y basta con volver a ver alguna escena de esa “Toy Story” para notar la evolución que han vivido en estos años los filmes animados por computador.

Hoy, películas como “Cómo Entrenar a Tu Dragón 2” de Dreamworks, o la próxima a estrenarse “Intensa Mente” de Pixar y Disney, aprovechan recursos técnicos mucho más elevados, que les permiten manejar animaciones mucho más complejas y reales.

Dreamworks, por ejemplo, cuenta con una granja de computadores que le proporciona un total de 20.000 núcleos de cómputo; estos miles de computadores están organizados en una nube privada, que les permite trabajar desde sus sedes de California e India simultáneamente. En comparación, Pixar utilizó apenas 300 núcleos en la producción de Toy Story, que les permitía producir alrededor de ¡3 minutos de película por semana! Pero además de la capacidad de procesamiento, también se requiere espacio en disco: la última entrega de la saga del “Dragón entrenado”, por ejemplo, consumió 250 TeraBytes de almacenamiento, repartidos en unos 500 millones de archivos; esto es más o menos seis veces el espacio utilizado por todas las fotografías que ha tomado el Telescopio Hubble.

Así que no basta una buena historia, actores famosos y música apropiada, sino también elevadísimos recursos técnicos que hoy, afortunadamente, están disponibles, y que nos permiten ver, con un realismo y calidad impresionantes, esta nueva generación de películas animadas que disfrutamos grandes y chicos. ¡Que vengan los Minions! (y sus Terabytes asociados).

Publicidad
Autor: Rene Di Marco
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.