Viernes 19 de Junio de 2015 - 12:01 AM

Comprar música, ¿hábito del pasado?

Comparta este artículo ›

Columnista: Rene Di Marco

Apple anunció en días pasados la llegada de Apple Music, un nuevo servicio de música en “streaming” que estará disponible a partir del 30 de junio en 100 países del mundo. En este servicio, los suscriptores podrán acceder, de forma permanente y a través de internet, a un inventario de 37 millones de canciones, por el que pagarían una tarifa plena mensual de 10 dólares, unos $25.000.

Es como tener su propia emisora de música, en la que uno mismo escoge la programación y que emite música 24 horas al día sin propaganda alguna. Es la evolución de nuestra manera de consumir la música: primero los discos de vinilo, luego los CD, luego la música digital de iTunes y ahora, este modelo de “All You Can Eat”.

Esta vez es claro que Apple no está revolucionando la industria: el streaming existe desde hace tiempo, de la mano de compañías como Spotify, que tiene ya más de 75 millones de usuarios activos, y de Dexter, que tiene unos 10 millones, y en cuyos inventarios se pueden encontrar más de 30 millones de canciones.

Pero quizás Apple estaba esperando el momento preciso para lanzarse a conquistar este mercado: cuando la telefonía móvil, las redes de datos y los usuarios, estuvieran lo suficientemente maduros para usar esta forma de consumir la música. Porque los motores de este último cambio han sido sin duda la popularización del teléfono inteligente, y el despliegue de mejores redes de datos. No es sorpresa entonces que en los países en donde el acceso al internet está más desarrollado, el consumo de música por streaming sea ya muy popular, llegando incluso a reclamar más del 90% de los ingresos digitales.

También es un hecho que los jóvenes de la generación de este milenio no tienen el hábito de comprar música, sino más bien el de suscribirse a este tipo de servicios de streaming. Está en su ADN el hecho de pagar por usar, en vez de comprometerse con compras permanentes: comprar música, física o digital, literalmente no “les suena”.

Publicidad
Autor: Rene Di Marco
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.