Domingo 21 de Septiembre de 2014 - 12:01 AM

Idea maravillosa llevada a la ruina (I)

Comparta este artículo ›

Columnista: Rodolfo Hernández

En Bucaramanga la moto se ha convertido en la línea de transporte “elegida” por una enorme y creciente cantidad de ciudadanos.

Elegida, es sólo un decir, en realidad fueron obligados a refugiarse en esta insegura e incomoda alternativa debido a la ausencia de un sistema de transporte masivo moderno, confortable, económico y bien diseñado.

Lo mismo les sucede a los que se ven obligados a transportarse en su propio carro con los consabidos altos costos de gasolina y parqueadero.

Pero, ¿qué pasó? ¿Qué pasó con Metrolínea? ¿A qué horas la impericia y la falta de planeación de los politiqueros de siempre, desaprovecharon (o se aprovecharon) de la extraordinaria oportunidad que significaba la irrupción de Metrolinea? ¿A que horas le negaron a nuestra ciudad la tan postergada revolución del transporte público que se iniciaba con Metrolínea: una idea maravillosa que desde el inicio se encamino en la dirección incorrecta? ¿A qué horas estrellaron el bus antes de ponerlo en marcha?

Con solo 5 años en servicio, Metrolínea ha dejado de ser la “niña bonita” que a todos nos iba a seducir y se ha convertido en un fracaso que tiene arruinados a los operadores, desencantados a los pasajeros y al borde de la quiebra financiera mas costosa que tendremos que pagar los bumangueses, muy pronto.

En Medellín utilizan el transporte masivo el 85% de las personas que requieren movilizarse; en Pereira y Barranquilla el 42%; en Bogotá, el 29%. En Bucaramanga tenemos el peor porcentaje de Colombia, sólo lo utiliza un 15% de las personas.

¿Por qué ?

Porque cayó en manos de los politiqueros: el mal diseño es producto de una mala planeación. Como consecuencia, todo está mal: la geométrica, el interior, las estaciones, los peraltes, los cruces, los recorridos, la estética.

El interior de los buses y las estaciones no cuentan con los mínimos estándares de confort y sanidad, sin aire acondicionado que resguarde a los pasajeros del calor y los malos olores.

Próximo domingo continuación.

Publicidad
Autor: Rodolfo Hernández
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.