Domingo 19 de Octubre de 2014 - 12:01 AM

La Bella y la Bestia

Comparta este artículo ›

Columnista: Rodolfo Hernández

La trama de este famoso cuento de tradición europea pareciera estar inspirado en nuestra ciudad. La Bella, la protagonista de la historia, es Bucaramanga, y la bestia, que nos acecha y nos persigue, es la inseguridad.

Una inseguridad que se ha convertido en un monstruo horripilante que no sólo asusta a los chicos, sino también a los adultos, no sólo asusta de noche, sino a cualquier hora y en cualquier sitio.

Los politiqueros que han creado a este monstruo, los politiqueros que han alimentado a la bestia de la inseguridad al desconocer las necesidades básicas de las comunidades más pobres, los politiqueros que han dilapidado el presupuesto convirtiéndolo en mermelada para sobornar a los legisladores y a algunos ciudadanos necesitados y así poder continuar su actuación delictiva, estos politiqueros que son la causa de la inseguridad, pretenden controlarla con más policías. La inseguridad, la violencia y la guerra es una consecuencia cuya verdadera causa es la corrupción.

Con tener más policías en las calles no se soluciona el problema de fondo: eso es actuar sobre la consecuencia y no sobre la causa del problema. No hay manera de detener a la bestia si no se actúa con lógica, con ética, con estética.

La misma lógica, ética y estética que logró los más altos índices de seguridad y convivencia, sin necesidad de utilizar la Policía, con la construcción de dos escenarios deportivos, una pantalla gigante de televisión y la remodelación de un centro comunal en los barrios la Esperanza III y Estoraques, todo ello realizado con los estándares mas altos de diseño, ejecución y calidad de los materiales. Estos barrios, que sufrieron el flagelo de la violencia y la inseguridad, hoy son comunidades donde revivió la solidaridad, el respeto, la alegría, la cortesía. Porque estas acciones significan inclusión, dignidad, reconocimiento y verdadera democracia.

Es atacando la causa como se solucionan los problemas y no como hacen los politiqueros, que atacan la consecuencia para crear una falsa solución, un engaño y así poder continuar con sus fechorías.

Publicidad
Autor: Rodolfo Hernández
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.