Jueves 17 de Mayo de 2018 - 12:01 AM

Incertidumbres

Comparta este artículo ›

Columnista: Rudolf Hommes

El electorado está desechando a los mejores candidatos en favor de los que generan mayores temores. Es necesario que ellos dos nos aclaren si de verdad sí van a hacer lo que tememos y cómo van a desarrollar algunos de los aspectos que son más importantes para el desempeño de la economía.

La reforma rural es uno de esos temas cruciales, porque es esencial para pacificar los territorios y para generar nuevas fuentes de riqueza y de crecimiento en relativo corto plazo.

El problema con los programas de Duque y Petro es que el primero quiere promover la agricultura comercial, y el otro quiere promover la producción campesina y la de pequeños y medianos propietarios, haciendo propio el sueño que tuvo Carlos Lleras de crear una clase media rural, pero con una retórica nada tranquilizadora.

La pregunta que se les debe hacer a ambos es si van a ser capaces de poner a un lado sus ideologías, y en el caso de Duque los intereses económicos de algunos de los líderes del Centro Democrático para poner al campo a producir en paz y en grande.

Esto requiere hacer una reforma agraria integral para aumentar el acceso a la tierra de los pequeños productores que hoy generan más o menos un 50 por ciento de la oferta de alimentos. También requiere que se desarrollen regiones con gran potencial para la agricultura comercial como la Orinoquia y las vastas extensiones que hoy están subutilizadas en ganadería extensiva.

Implica permitir que los grandes productores exploten terrenos baldíos, construir una carretera o un ferrocarril que llegue hasta el Orinoco (Puerto Carreño), modernizar el catastro y subir el impuesto predial.

También exige que cesen las amenazas de expropiación, que los grandes productores tengan acceso a grandes extensiones de tierra productiva, incluyendo terrenos baldíos, y que Duque (la derecha) considere seriamente llevar a cabo la reforma rural acordada con las Farc.

Si no son capaces de hacer eso, todavía estamos a tiempo para que lo digan, y en ese caso sería mejor que votáramos por De la Calle, que está dispuesto a hacer lo que se necesita, o por Fajardo si el senador Robledo no se opone al desarrollo de agricultura comercial en tierras baldías.

Publicidad
Autor: Rudolf Hommes
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.