Viernes 17 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Sinrazón

Comparta este artículo ›

Columnista: Santiago Gomez

La mejor razón para votar la Consulta Anticorrupción es que en este país no hay consenso. Si estuviéramos de acuerdo en que la solución es la Consulta y lo que ella establece no tendría sentido votar. Pero hay que decidir y eso es la democracia de la que tanto nos jactamos. Esos son los mecanismos que se nos proveen como ciudadanos para dirimir pacíficamente estos dilemas sociales.

El problema de la diferencia de opiniones que ha generado la Consulta es que los argumentos que la atacan no son contundentes. Decir que no se debe votar porque lo que va a costar es desproporcionado, suena bonito pero es falaz. El dinero ya se gastó. No votar no ahorra un solo peso, sino que al contrario, desperdicia los ya gastados.

Segundo, el argumento de que la Consulta no sirve porque es una iniciativa de Claudia López, gay y también corrupta, es otro sinsentido. No me los imagino a ustedes diciéndole a un médico que acaba de recetarles un medicamento -carísimo pero ya pago-, que no se lo van a tomar porque él es muy “no heterosexual” y además también se ha enfermado de aquello que el medicamento aparentemente cura. Tercero, decir que no se debe votar porque ya hay leyes que hacen lo mismo es como decirle a ese mismo doctor que no se toman el remedio porque, como ese, ya existen otros en el mercado, pero la gente poco los adquiere. El problema de que haya leyes y no se apliquen es derivado de que a algunos administradores públicos, legisladores y jueces no les interesa aplicarlos, y no votar el 26 es ponernos de su lado. Hay partidos que usaron políticamente la Consulta. Hay políticos que abusaron de sus electores, mintiéndoles descaradamente sobre sus intenciones para beneficiarse electoralmente. Que Duque defienda la Consulta y su partido ahora se vaya en su contra quiere decir solo dos cosas: o Duque miente, o se empieza a gestar un sisma en el Centro Democrático. Estamos claramente enfermos y por eso doctor, yo sí me tomo el remedio de la Consulta el 26 bien temprano.

Publicidad
Autor: Santiago Gomez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Comentarios