Lunes 16 de Julio de 2018 - 12:01 AM

Eduquemos los impuestos

Comparta este artículo ›

Columnista: Sergio Arenas

La Ley 1819 de 2016, artículo 238 y sus decretos reglamentarios, es una iniciativa del Gobierno Nacional para resaltar. La disposición, plasmada en la pasada reforma tributaria, determinó que los empresarios que tengan ingresos brutos iguales o superiores a $1.114.373.160 en el 2018 podrán pagar el impuesto de renta y complementarios mediante la financiación de proyectos relacionados con el suministro de agua potable, alcantarillado, energía, salud pública, educación pública o construcción y/o reparación de infraestructura vial.

Aunque la motivación de esta opción de pago está directamente relacionada con las políticas de implementación de los acuerdos de paz, no quiere decir que su concepción sea igual de desafortunada. Por el contrario, se convierte en el primer paso para que los generadores de riqueza (empresas privadas) vean que sus impuestos no terminan en vehículos, mansiones y fiestas de políticos.

Probablemente usted esté haciendo cuentas, pero todavía no se emocione. La financiación está encaminada a la inversión directa en la ejecución de proyectos viabilizados y prioritarios de trascendencia social en las zonas más afectadas por el conflicto armado (ZOMAC).

Con esto no pretendo criticar que los recursos sean destinados a la población ZOMAC, pero considero que el Gobierno debió dirigir la política nacional a toda la población de escasos recursos y no exclusivamente a las víctimas del conflicto.

Este modelo fue tomado del Perú que lo implementó desde 2008 y está dirigido a todos los ciudadanos, sin excepciones. En primera medida, se hace un llamado para que el Gobierno entrante en Colombia reglamente dicho esquema con el fin de que las empresas privadas financien proyectos en el municipio en donde operan. Un segundo paso, sería priorizar la financiación de proyectos educativos. Ampliar la forma de pago no solo al impuesto de renta, sino al de industria y comercio para invertir específicamente en carreras técnicas, tecnológicas y profesionales.

Impuestos convertidos en subsidios es igual a votos. Impuestos convertidos en educación es igual a desarrollo.

Publicidad
Autor: Sergio Arenas
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.