Lunes 06 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Una consulta sin respuesta

Comparta este artículo ›

Columnista: Sergio Arenas

sergio.arenas@arenasochoa.com

La Consulta Anticorrupción requiere una participación mínima de 12 075 756 votantes. Realizar esta jornada democrática costará 300 000 millones de pesos. Para muchos es necesaria y para otros representa una pérdida de tiempo y dinero, no solo por el populismo que quiere promover Claudia López, sino porque hablar de anticorrupción es igual a hablar de paz, ¿quién no estaría de acuerdo?

¿Qué hay detrás de esta consulta? Lo que más se promueve es reducir el salario de los congresistas y se compara con el salario mínimo. Evidentemente lo que pretende esta propuesta es influir la psiquis del asalariado para que vote por resentimiento. Pero esto no soluciona absolutamente nada frente al ánimo carroñero y de rapiña de los políticos corruptos. Su salario es lo que menos les importa cuando reciben a través de testaferros sus malditas coimas.

¿Eliminar “la mermelada”, las negociaciones por debajo de la mesa y las coimas a contratistas? Con la aprobación de la consulta, según sus promotores, se ahorrarían 50 billones de pesos en corrupción. De verdad, ¿creen que aprobando un artículo esto va a cambiar?

¿La rendición de cuentas públicas?, ¿acaso un político permitirá que los recursos provenientes de la ilegalidad y de sobornos se reflejen en la declaración de renta? ¡Ilusos!

En los últimos 7 años, 54 alcaldes, 8 gobernadores, 401 jueces y 123 fiscales fueron sancionados por corrupción.

El discurso dice que esta consulta debe estar por encima de colores y partidos, que debe construir un pacto que nos lleve a una mejor sociedad. ¡Ridículo! Desde el origen de los tiempos existe un mandato “no robarás”.

Esta iniciativa es solo populismo barato, estratégico y egocéntrico. La solución es solo aplicar la ley y la justicia.

Tenemos que salir a votar. Esta consulta servirá para demostrarle a los políticos que con 12 075 756 votos podemos poner sobre la mesa temas que sí deben importar, como la educación, la salud, el medio ambiente y la propiedad.

La lucha anticorrupción no debe acreditarse a ningún partido ni a ningún político. ¡Descarados! Sean, literalmente, servidores públicos.

Publicidad
Autor: Sergio Arenas
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Comentarios