Lunes 27 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Pez chico II parte

Comparta este artículo ›

Columnista: Sergio Arenas

sergio.arenas@arenasochoa.com

La Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) no puede hacerse la de la vista gorda frente a la problemática que están viviendo los productores (proveedores) de las grandes superficies.

La posición dominante y el abuso del derecho de las grandes cadenas en las relaciones contractuales con los proveedores es una realidad. Las afectaciones a los pequeños comerciantes son innumerables, especialmente en Santander en donde no existe industria y los pequeños productores quedan a merced de las políticas invasivas y desproporcionadas, pues su poder de negociación es nulo, debido a su misma capacidad de producción, en muchos casos solo sostienen negocios familiares pequeños.

Si bien los objetivos de la SIC han estado encaminados a la protección del consumidor, es necesario que el productor y/o proveedor de las grandes superficies tenga garantías tanto en el equilibrio contractual como en el acceso a los mercados.

Algunas de las regulaciones que se deben expedir a nivel de SIC son: dar a conocer a los productores los manuales de contratación internos de estas cadenas. Publicar las condiciones de contratación y participación en los procesos de selección de proveedores. Exigir que las grandes superficies sean las que deban probar la ausencia de la posición de dominio. Asegurar la ubicación rotativa e igualitaria de las marcas en las góndolas. Prohibir la fijación de precios base con producto de maquila y garantizar una participación mínima a los pequeños productores dentro de estos establecimientos.

La SIC deberá exigir que los manuales de contratación de proveedores sean públicos y que contenga de manera clara los derechos de los productores. Asimismo, tiene la responsabilidad de requerir el establecimiento de políticas de acceso para la participación de proveedores, la creación de un contrato único y garantizar una participación comercial en la oferta de la tienda (ubicación y volumen de oferta).

Actualmente, cualquier iniciativa de emprendimiento o política pública del sector rural, respecto de los productores, es cercenada al momento de acceder a las grandes superficies y con ella, los sueños del productor.

Los productores no tienen la posibilidad de competir en condiciones de igualdad. Su mayor competidor es su comprador.

Publicidad
Autor: Sergio Arenas
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Comentarios