Domingo 24 de Junio de 2018 - 12:01 AM

El hombre de la defensa

Comparta este artículo ›

Columnista: Sergio Rangel

He tratado de que la columna los domingos no se me convierta en una rutina. No creo que el mundo va a cambiar con una columna de opinión, pero el compromiso tiene una razón de ser. No es difícil entender porqué el discurso de odio de Petro caló en muchos sectores. El país estaba harto de corrupción. El hecho de ver los ríos de dinero que iban a los bolsillos de políticos, mientras se quebraba la salud y las obras públicas empeoraban hizo que se creyera en un “mesías”, sin pensar que otros como él habían causado los desastres de Brasil, Argentina, Venezuela, Cuba y Nicaragua. Los balcones y la algarabía altisonante han sido la preferencia de América Latina. Fidel aletargaba por más de ocho horas de discurso a un pueblo hambriento que se desmayaba en la plaza de la revolución. Jose María Velasco Hibarra fue cinco veces presidente del Ecuador, gracias a la plaza pública. “Dadme un balcón y os daré la victoria”, “yo no amo el poder, amo la gloria”. Europa en épocas de grandes crisis económicas tampoco escapó a los “profetas”. Hither y Mussolini convocaban al pueblo a la plaza pública. El alarido, el engolamiento de la voz, la gesticulación de manos y brazos, la cabeza atrás, el pecho adelante y el rostro feroz, como si devorarán al adversario, recursos para lograr el inconsciente colectivo. Petro ríe de cómo asustó al país. Él mismo se espantó con su discurso y reculó, un gato melifluo. Me gusta el rumor del posible nombramiento de Alejandro Ordóñez Maldonado como Ministro de la Defensa. Tiene carácter, lo ha demostrado.

De nuestro ejército no puede desconocerse su profesionalismo, pero su dirección debe estar atenta a las amenazas internas y externas. Condorcet le escribía a Jean Antonio: “Prescinde con serenidad de los calabozos, de las escaleras secretas, de los remordimientos, de las barbas postizas, de los murciélagos”. “Los ejércitos de hoy son inteligencia y algoritmos, y él lo sabe. Sergio Rangel Consuegra.

Publicidad
Autor: Sergio Rangel
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.