Domingo 19 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Café Amargo

Comparta este artículo ›

Columnista: Sergio Rangel

El Ingeniero Agrónomo Hector Tovar me hace llegar algunos comentarios sobre el desarrollo cafetero en Vietnam que valen la pena analizar. Vietnam, colonia Francesa por muchos años, sostuvo una guerra de liberación que ganó (1950) después de miles de muertos y la destruccion del país. En 1954, de unos acuerdos de paz, Vietnam resulta dividido. Vietnam del Norte respaldado por los comunistas chinos y Vietnam del Sur por los EU. De ese deseo de paz tropas Chinas y Norteamericanas terminan enfrentadas. EU se retira derrotado de Vietnam en 1975 y un régimen comunista unifica los dos Vietnam. ¿Quién ganó realmente la guerra? Ho Chi Minh resuelve establecer granjas colectivas para el desarrollo agrario. La corrupción y los escasos estímulos a los campesinos las hicieron fracasar. Los EU ofrece “ayuda” para la reconstrucción de Vietnam. Muerto el líder comunista que le había dado la victoria militar, sus nuevos líderes le dan un giro a la economía agraria. En lugar de las granjas colectivas se crearon más de medio millón de pequeñas granjas (propiedad privada) en la meseta central, allí 3 millones de pequeños propietarios lograron la asombrosa producción de café que los coloca como segundos productores mundiales (café robusta) después del Brasil. La pobreza de Vietnam se reduce al increíble 10% gracias a que desde 1990 fue creciendo en su producción en el 30% anual.

¿Y Colombia? Logró otra hazaña. Bajar en la última década el 30% de su producción.

El dólar hoy sube y nuestra moneda pierde poder adquisitivo. Pero, Ojo… El dólar sube rápidamente, por acaparamiento de éste debido a desconfianza en las actitudes locas de Trump. Es muy posible que en unos días el dólar se desplome con él. Don Gamael Gutiérrez en la crisis económica de 1930 (Padre de Josefina Gutiérrez, la que aparece en los billetes de $10.000) decía en el Socorro, “ojo, el dólar se desploma, hace tres años no llueve en EU. nos salva lo que sembremos en el campo”. Nadie le creyó. Siguieron importando, fue el único que no quebró. Nos cogieron como a Mokus, calzones abajo.

Publicidad
Autor: Sergio Rangel
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Comentarios