Domingo 17 de Junio de 2018 - 12:01 AM

La política y la naturaleza

Comparta este artículo ›

Columnista: Sonia Diaz Mantilla

“Yeroen tuvo que decidirse, cuando Luit estaba en el poder a quién apoyar. Se decidió por Nikkie, ya que con éste Yeroen tenía más posibilidades de acrecentar su poder. Los ….. mantienen una conducta hasta que consiguen lo que realmente perseguían, entonces cesan de realizar la conducta inicial. En los machos existen dos tipos de exhibiciones para hacerse respetar y confirmar su rango: la exhibición de ventilación es un desafío que sirve para dar a conocer las aspiraciones de su autor, se utiliza para ascender en la escala social; y el alarde de inflamiento que la utilizan contra individuos que ya se han mostrado ante ellos como subordinados, se limita meramente a reafirmar las posiciones existentes”.

La anterior descripción no hace parte de ningún manual para políticos, aunque se le parece. Se trata de un aparte del libro “La política de los chimpancés” del afamado etólogo holandés Frans De Waal, en el que, al analizar el comportamiento de estos primates durante varios años, llegó a conclusiones como que hacen alianzas políticas para desbancar al que ejerce la jefatura (usualmente un macho de mayor edad); cómo las hembras son las que toman partido por uno u otro (que vendrían a ser el pueblo, por número) quienes terminan protegiendo y siguiendo al nuevo jefe. Pero también cuenta cómo mientras los machos se reconcilian después de las peleas -entre ellos casi no hay sangre ni heridas abiertas-, entre sus defensores (el pueblo) es donde hay el mayor número de ataques y bajas.

Cuando dos individuos chimpancé comienzan a pelearse puede que un tercero decida entrar en el conflicto y se ponga del lado de uno de los dos contrincantes. Todos los miembros del grupo tienen sus propias preferencias y antipatías personales que guían su modo de actuar para meterse en una coalición o en otra.

Hoy hay elecciones presidenciales de segunda vuelta en Colombia y la descripción de De Waal se parece mucho a cómo hemos actuado los ciudadanos en los últimos tiempos (años diría yo) en temas electorales.

Y parece que nosotros, los que no estamos peleando por ser el líder de la manada, vamos a quedar como las hembras chimpancé del zoológico de Arnhem (Países Bajos), donde hizo sus estudios De Waal, heridos.

Publicidad
Autor: Sonia Diaz Mantilla
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.