Domingo 29 de Julio de 2018 - 12:01 AM

El elemento (la educación)

Comparta este artículo ›

Columnista: Sonia Diaz Mantilla

Sir Ken Robinson es un educador y escritor británico muy reconocido, autor entre otros de un libro recomendado para los padres y el sistema educativo, “El Elemento” (Editorial Conecta).

En el texto, Robinson cuenta muchos casos en los que la vocación y los talentos de esos personajes fueron desarrollados muy a pesar del sistema educativo, o del querer de las familias. Encontrar el elemento de cada cual, dice el autor, es desarrollarse como seres humanos completos, con la creatividad suficiente para triunfar o realizarse en sociedad.

Tener unas excelentes habilidades únicas, pero que no se pueden o no se quieren desarrollar, es lo que fomenta el crecimiento de seres humanos descontentos con lo que hacen (lo que dijo la escuela, lo que querían los papás) y que, en lugar de aportar a su sociedad, la ensombrecen.

Las características principales del Elemento son la capacidad y la vocación, y para desarrollarlas, hay que tener actitud y oportunidad.

A Matt Groening, lo disuadieron mucho en su hogar y su colegio, de que dejara de hacer dibujos e historias inútiles, para dedicarse a algo que valiera la pena, que le diera estatus. No hizo caso. Es el creador de Los Simpson.

Hay que descubrir la verdadera identidad. La de Gillian Lynne en los años 30, habría sido diagnosticada con lo que hoy es conocido como síndrome de déficit de atención, le habrían recetado algo para mantenerla quieta, porque su rendimiento académico era pobre, pero se le daban muy bien otras habilidades. La iban a llevar a un colegio para niños con necesidades especiales, pero un psicólogo (adelantado para su época), les dijo que la niña no sufría ninguna deficiencia, que necesitaba estudiar danza porque era bailarina.

Gillian llegó a ser parte de la Royal Ballet Company y a su retiro de esa compañía, una de las mejores coreógrafas del mundo de la época.

Historias como las de Gillian y Matt se cuentan por miles. Y el sistema educativo cada vez relega más al olvido a temas y asignaturas, que podrían ayudar a millones de niños a desarrollar su Elemento.

Publicidad
Autor: Sonia Diaz Mantilla
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.