Domingo 19 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Honrados y vivos (dilema)

Comparta este artículo ›

Columnista: Sonia Diaz Mantilla

Uno porque fue bien criado y no es capaz de robarse ni la arepa del plato de la hermana, pero trabajoso ser legal en Colombia. Más que ladrón o delincuente, diría yo.

Luego de más de 25 minutos de atención, fui la feliz clienta que adquirió una sim card de $2500 con un plan de datos, ni que fuera un cohete lo que estuviera comprando. Preguntas, aceptación del manejo de información, verificación de datos, etc. Llevo dos semanas intentado que me reciban un pago para conexión de internet satelital, pero todo ha sido en vano. Y lo que quiero es contratarlo legalmente, no que me “cuelguen” ilegalmente de alguna antena.

Cuento estas cosas no porque sean raras, sino porque lo que trato de hacer es contratar como es debido los servicios. Pero llego a casa y busco temas de ilegalidades en servicios, comunicaciones, etc., y me aparecen más de 3 millones de páginas (no todas sobre casos de Colombia, aclaro).

Asumo que los 2.8 millones de celulares que se roban al año en este país no los compra nadie, porque si se les aplican tantos requisitos como a mi sim de $2500, vamos ganando la partida.

Luego me acuerdo de otras cosas en áreas como la minería ilegal y la alegría se me pasa. Por ejemplo, que en Bogotá se puede comprar mercurio muy fácil (1 kilo cuesta entre $400 y $800 mil) pese a que una millonésima parte de un gramo puede contaminar un litro de agua y pese también a que el mercurio es usado para la minería ilegal.

Solo en 3 municipios de Antioquia se vierten al año 180 toneladas de mercurio a unos ríos de donde se saca el agua para vivir, para comer, un agua contaminada con mercurio que causa gravísimas enfermedades.

O lo fácil que fue para los ladrones de un taxi en Bogotá, cambiarle de dueño en 4 horas, sin que se requiriera ninguna documentación del afectado, por parte de la entidad que tramita los traspasos.

A veces hasta se envidia lo fácil que es montar la trampa.

Publicidad
Autor: Sonia Diaz Mantilla
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.