Viernes 29 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

Por qué un observatorio de salud pública

Comparta este artículo ›

Columnista: Virgilio Galvis Ramírez

Tuve la oportunidad de trabajar en la cartera de salud y un dia, por el año 2000, llamó Rodriguez Ochoa, colega venezolano, para comentarme sobre la grave epidemia fronteriza de encefalitis equina y la necesidad de una toma conjunta de decisión para su control epidemiológico.

Yo no tenía información regional ni de mis funcionarios y, curtido por el diario vivir de ese ingrato cargo, le inventé al ministro Rodriguez que estaba en Consejo de Ministros y que mi presidente Pastrana se molestaba con las desatenciones; que lo llamaría más tarde. Colgué la llamada y raudo aproveché para preguntar a “Raimundo y todo el mundo” sobre la situación, de la que no teníamos idea en el Ministerio ni regionalmente.

El asunto se manejó bien y con medidas sanitarias de salud Pública lo controlamos. Ese día vi la necesidad de desarrollar “el atomo de la Felicidad en salud”, que no era otra cosa que tener la informacion del país cargada en tiempo real por las secretarías departamentales. Le pedí al PhD Cubano de OPS Roberto Capote (el ministerio no tenía recursos y el Min-Hacienda tambien era enemigo de generar recursos para la salud), que me diseñara el “Observatorio Nacional de Salud Publica” para que surtiera en el día a día la información necesaria para la toma de decisiones. Salí del Ministerio y la idea no se realizó. Vine a Santander y con el respaldo del Gobernador Hugo Aguilar lo desarrollamos y 12 años después viene prodigando información valiosísima para la toma de decisiones en salud y por sus publicaciones lo reconocen en el Ministerio y la Organización Panamericada de Salud. Desde entonces cuenta con el apoyo de los gobernadores y hoy con acciones del gobernador Tavera, marcha al 100%. Nuestro reto es mantener información epidemiológica fehaciente y vigente para tomar con acierto decisiones de salud pública de municipios e instituciones. Que la violencia intrafamiliar, infancia, vacunación, lactancia, etc. no sean parte aislada del sistema de salud. También es objetivo mostrarnos nacional e internacionalmente en foros técnicos, informáticos y científicos y que nuestras presentaciones nos proyecten como un departamento de avanzada gestión para la calidad de vida, cargado con talento humano, experiencia y estructura para prevenir y enfrentar disímiles contingencias que amenacen la salud publica de los colombianos.

Publicidad
Autor: Virgilio Galvis Ramírez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.