El soborno en el fútbol profesional | Vanguardia.com
Sábado 18 de Marzo de 2017 - 12:01 AM

El soborno en el fútbol profesional

Comparta este artículo ›

El fenómeno no es nuevo. En Colombia el fútbol profesional, desde hace décadas, ha sido víctima de numerosos actos planificados de corrupción.

Para citar algunos casos, hace años fue necesario dejar sin terminar un campeonato por el asesinato de un árbitro; los más reconocidos narcotraficantes de los años 80 y 90 del siglo pasado del país, literalmente se adueñaron de numerosos equipos de fútbol y en ese deporte, durante largo lapso campearon diversas formas de corrupción. Destacados dirigentes de fútbol han sido acusados de delitos relacionados con actos corruptos y pese a los esfuerzos del Estado, se comenta que hay individuos que son propietarios de varios equipos de primera y segunda división, pese a las prohibiciones que existen al respecto; se habla de entrenadores que exigen a los jugadores dinero para ponerlos en las alineaciones. Así, son copiosos los delitos que han tenido como escenario los partidos, los equipos y los campeonatos de tal deporte en Colombia. Y ello sin citar los actos cometidos por las llamadas barras bravas.

Inquieta que pese a que tal disciplina deportiva, la más popular y seguida por los colombianos, es presa fácil de ser tomada por delincuentes para cometer delitos como la manipulación de los resultados de los partidos con base en sobornos, no haya norma específica del Código Penal que estipule que ello es delito, razón por la cual cuando ocurren dichas irregularidades, los jueces y la Fiscalía deban hacer uso de otras normas como las que tipifican la estafa, para que dichos reatos no queden impunes.

En el mundo del fútbol hay muchas conductas y procedimientos que son llevados a cabo con el propósito específico de cometer delitos y hay laxitud en el control de las autoridades penales, los cuerpos de inteligencia actúan solo cuando hay un escándalo en torno a dicho deporte, la Policía no tiene un cuerpo o división específica para controlar a quienes maquinan el volver esta actividad una cadena de delitos.

En los últimos tiempos ha vuelto a rondar al fútbol la planificada y dolosa acción de delincuentes, y el Estado y la sociedad no tienen las herramientas, los controles, ni el andamiaje necesarios para impedir que logren abundantes frutos con su accionar delictivo.

¿Hasta cuándo solo los escándalos dispararán las alarmas estatales?

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN EDITORIAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.