La crisis del agua en Santander | Vanguardia.com
Lunes 11 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

La crisis del agua en Santander

Comparta este artículo ›

Santander tiene graves problemas en relación con las fuentes hídricas que cruzan su territorio y la disponibilidad y calidad del agua que consumen los habitantes de muchos de sus 87 municipios. En 1993, un estudioso del tema radicado en nuestra región, el ingeniero químico Jairo Puente Bruges, publicó un análisis en el que tocó timbres de alarma sobre tal asunto. Hoy, 24 años después, pese a que en tal lapso se han expedido leyes y ha habido desarrollo constitucional, nutrida jurisprudencia, planes de saneamiento, la entrada en funcionamiento de plantas de tratamiento de aguas residuales, a que se han hecho destinaciones presupuestales, la situación es mucho más crítica, nuestros ríos, quebradas y corrientes menores tienen altos niveles de contaminación. En resumen, se han hecho esfuerzos pero pocos han sido los resultados.

Las cosas han llegado al punto en que están por muchas causas. Ha habido obras mal diseñadas en materia de mejoramiento y tratamiento de las aguas destinadas al consumo humano y a la preservación de las fuentes hídricas, deficiente financiación, incompetencia y falta de conocimiento de esta área por las autoridades municipales y departamentales, falta de rigor técnico de los encargados de los trabajos de preservación, mantenimiento y mejoramiento de los recursos hídricos, insuficientes equipos y maquinarias, corrupción, tala de árboles, mal uso del suelo, subestimación de ordenamiento de las cuencas, incumplimiento de las normas.

Además, falta de continuidad, descoordinación y mala integración de las propuestas de trabajos hídricos, inconciencia ambiental de la ciudadanía, entre otras causas.

En los cascos urbanos que hay en el área metropolitana de Bucaramanga, hay 11 ríos y quebradas cuya agua tiene pésima calidad por los vertimientos de aguas domésticas al sistema de alcantarillado y por los desechos que son derramados por las industrias.

Barichara, Los Santos, Cabrera, Lebrija, Vélez, Villanueva y Betulia viven perennes dificultades y racionamientos de agua. Allí, a pesar de la crisis reiterativa existente, las autoridades municipales no han logrado estar a tono con la gravedad del problema y la situación exige eficientes soluciones.

Así, la insuficiente acción de los gobiernos, la inconciencia de los ciudadanos, el aumento de la población, exigen cambios en materia de estándares de calidad del agua, de control estatal al respecto pues el agua no es un simple recurso natural adicional sino que es prioritario, insustituible.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN EDITORIAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.