Paraísos para unos, reformas tributarias para otros | Editorial | Vanguardia.com
Jueves 09 de Noviembre de 2017 - 12:01 AM

Paraísos para unos, reformas tributarias para otros

Comparta este artículo ›

El fin de semana pasado, un nuevo escándalo sacudió al mundo tras las revelaciones de los “Paradise Papers”, la segunda revelación de una serie de documentos hecha por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (los mismos que hicieron públicos los Panamá Papers), que dejan en evidencia los miles de millones de dólares que grandes empresarios, compañías, gobernantes y artistas mueven en países considerados como paraísos fiscales.

El escándalo se desató tras la aparición del nombre del presidente Juan Manuel Santos en la lista de directivos de una compañía de seguros educativos, fundada a su vez por el exministro Gabriel Luján, que tiene capitales en las Bermudas. En un comunicado, el Presidente afirmó que la información está desactualizada, pues él renunció a su cargo en la junta directiva de la empresa antes de asumir como Ministro de Hacienda del gobierno de Andrés Pastrana, en el 2002.

Santos es uno de los 127 líderes mundiales que aparecieron relacionados en los Paradise Papers.

No es la primera vez que aparece el nombre de un miembro de Gobierno con bienes en paraísos fiscales, al igual que otros líderes políticos. Si bien tener activos en cuentas del exterior no constituye de por sí un hecho ilegal, no deja de ser contradictorio que mientras el país vive soportando una reforma tributaria tras otra, donde los principales afectados terminan siendo los asalariados y los pequeños empresarios, muchos de los que impulsan estas reformas mantengan capitales en el exterior, para evitar tributar en Colombia.

No tiene justificación que mientras a los colombianos se les siguen pidiendo grandes sacrificios impositivos para mantener las finanzas del Estado, bajo el argumento de que todos deben aportar al crecimiento económico y la sostenibilidad fiscal, muchos de los líderes políticos mantengan sus capitales en el exterior sin ser declarados en el país.

Siempre se ha sostenido en este espacio que si el Gobierno necesita recursos, el primer paso, además de combatir la corrupción, es atacar la evasión de todos aquellos que han logrado burlar al sistema impositivo y no exigiendo cada vez más a un empresariado y a unos trabajadores que ya no dan más. El ejemplo debería empezar entonces por los mismos que lideran el discurso de honestidad tributaria y que viven impulsando las reformas.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN EDITORIAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.