Otra vez el petróleo | Editorial | Vanguardia.com
Martes 13 de Febrero de 2018 - 12:01 AM

Otra vez el petróleo

Comparta este artículo ›

En el gobierno del presidente Gaviria, cuando el precio del petróleo comenzó a escalar en los mercados internacionales hasta colocarse por encima de los 100 dólares el barril, se hicieron muchos foros en el país para que se definiera una política de gasto que no fuera a generar la llamada enfermedad holandesa y que permitiera al máximo el aprovechamiento de los recursos en un programa de inversión verdaderamente productivo, de tal manera que quedara una base muy significativa que sirviera para apalancar el desarrollo.

En esa época todos los analistas, tanto internacionales como nacionales, coincidían en que una sana política de utilización de esos excedentes tendrían que basarse en atender varias prioridades: la primera era fortalecer el ahorro, para poder contar con recursos una vez agotada la bonanza. La segunda apuntaba a hacer fuertes inversiones en materia educativa, con énfasis en el estímulo de la ciencia, para que el recurso humano se viera robustecido y estuviera en capacidad de apalancar una época futura de menores ingresos. En tercer lugar, se debían dirigir las inversiones al sector de la infraestructura con miras a mejorar la productividad del país, y por último en utilizar algunos recursos para matar deuda externa costosa.

Muy poco de esto se hizo y el festín presupuestal no se hizo esperar a través del incremento del gasto público no productivo y de la institucionalización de las partidas de apoyo que se distribuyen por la vía de las sugerencias de los parlamentarios. Se desperdició una oportunidad muy importante y cuando la fiesta pasó, nada se vio, o por lo menos nada quedó.

Ahora nos encontramos con otra oportunidad, aunque no en las mismas proporciones de las aquí anotadas, sí con halagadoras esperanzas, pues el petróleo está pasando de niveles de 40 dólares el barril, a casi 70, situación que le permite al país incrementar notablemente sus ingresos, hasta el punto de que ya el Fondo Monetario Internacional le ha subido la tasa esperada de crecimiento al país para este año a un 3%, precisamente por la incidencia de este factor.

Lo que debería decirle el Gobierno al país en esta oportunidad es cuál va a ser la prioridad de esa inversión, proveniente de los mayores recursos que obtendrá por el precio del petróleo, para que no venga otra vez la fiesta y termine esfumando esas rentas, convirtiéndolas en una verdadera oportunidad para alimentar los apetitos burocráticos, políticos y aquellos derivados de quienes están prestos a repotenciar los instrumentos de la corrupción.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN EDITORIAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.