Viernes 13 de Abril de 2018 - 12:01 AM

Una fuga que avergüenza

Comparta este artículo ›

La semana pasada quedaron al descubierto una trama y la fuga de un preso que asombran por lo ingeniosas, pero a la vez ingenuas que fueron, y por el ridículo en que pusieron a nuestro sistema judicial. El asunto provocaría risas de no estarse ante un hecho que encierra elementos de mucha gravedad y que si bien se afirma que quedó resuelto, debe resaltarse que ello no es así y que la majestad, seriedad y seguridad de nuestra estructura judicial son solo un discurso sin respaldo en los hechos.

Con gran facilidad, en una sala de audiencias de la sede judicial más grande y custodiada de Colombia, el complejo de Paloquemao, se pudo llevar a cabo una audiencia falsa en un proceso penal, a ella concurrió la jueza que tramita la investigación, mordió el señuelo y en nombre de la majestad de la Justicia presidió la “audiencia”, oyó a un Fiscal falso pedir la libertad de un procesado por vencimiento de términos, rápidamente accedió a tal solicitud y en forma exprés tramitó la salida de la cárcel del acusado. Todo, para suerte o para más vergüenza, quedó filmado y grabado en los sistemas de audio y cámaras de seguridad que hay en el lugar.

Fue burlado el “rígido” sistema de seguridad que hay en el complejo de Paloquemao, el dispositivo que allí tiene implantado la Policía Nacional, la presencia de personal del Inpec y del CTI de la Fiscalía, el ojo avizor del aparato administrativo del sitio, la malicia de los jueces y los funcionarios judiciales y la majestad del aparato de Justicia.

Todo, la trama, la ejecución del plan, la liberación y fuga del detenido, el escándalo en los medios de comunicación, el operativo para determinar lo que realmente ocurrió, la recaptura del evadido, la detención de los participantes en el delito, ocurrió en las últimas semanas y pese a demostrar que mucho hay que hace agua, sobre el asunto ya comienza a echarse tierra con rapidez.

Esto último es lo más grave. Nadie ha salido a responder por las grietas del sistema judicial, no se sabe qué otras debilidades tiene este, qué correctivos deben aplicarse, cómo muchos esta vez hicieron el papel del bobo y queda la incertidumbre de qué otros episodios tragicómicos se vivirán en el futuro.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN EDITORIAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.