Jueves 14 de Junio de 2018 - 12:01 AM

La dolorosa cara de la indigencia en la ciudad

Comparta este artículo ›

Día tras día, quienes transitan por el sector de la autopista entre Floridablanca y Bucaramanga observan cómo poco a poco crece el número de habitantes de calle que se ubican debajo del puente de Conucos y que se han establecido de forma permanente. Pero no es solo este lugar el elegido por estas personas para reunirse. Basta alzar un poco la mirada para ver que la vía que lleva al Colegio La Merced, el sector superior del mismo puente de Conucos y, más adelante, sobre la carrera 15, debajo del puente que conecta a la carrera 27 con la autopista en sentido sur, también se han convertido en el hogar de los que no tienen hogar.

Las imágenes diarias son profundamente dolorosas: estos hombres y mujeres se apuestan debajo de estos puentes para consumir alucinógenos, deambulan como almas en pena por los carriles de Metrolínea, poniendo en constante peligro su propia vida, y algunas veces cometen hurtos a los transeúntes y vehículos que transitan por el sector. Algunas de estas mujeres están embarazadas. Son el retrato vivo de una problemática profunda de Bucaramanga que no parece tener solución, y muy por el contrario, evidencia cómo este drama crece y crece sin que se visualice ninguna medida efectiva.

Según cifras publicadas por la Secretaría de Desarrollo de Bucaramanga a comienzos del 2018, cerca de 1.300 personas en la ciudad se encuentran en situación de calle, y de ellas solo 145 acuden a un proceso de rehabilitación. Pero según reconocen las mismas autoridades, esta población sigue en aumento y son la muestra de un problema mucho más hondo de nuestra sociedad: el abandono afectivo de la niñez y el maltrato intrafamiliar, que hace que estos hombres y mujeres terminen en el abandono físico, la adicción a las drogas y finalmente la calle. Es necesario también que desde los hogares se fomente el amor propio, el diálogo de apoyo y que se hable sobre la realidad de las drogas, que puede llevar a cualquier persona, sin importar su origen, a terminar en la calle.

Es urgente la atención de esta población en este punto específico de la ciudad, y en otros puntos críticos que se han detectado en la capital santandereana, como la calle 36, la Avenida Quebradaseca, la parte alta del Parque de los Niños y la calle 45. No podemos seguir indiferentes ante este problema social tan profundo.

Publicidad

Publicada por: REDACCIÓN EDITORIAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.