Viernes 13 de Julio de 2018 - 12:01 AM

¿Qué pasa con el Censo?

Comparta este artículo ›

Desde hace tiempo se sabía que en este año 2018 se haría un Censo Nacional de Población, herramienta estadística fundamental que permite establecer a cabalidad cuántas personas viven en Colombia, conocer su calidad de vida, las condiciones de sus hogares, los datos demográficos, sociales, educativos y económicos necesarios para que el Estado pueda tomar decisiones sobre bases sólidas, saber cuáles son las necesidades puntuales de la población, para trazar las políticas públicas y para que los investigadores y el sector privado puedan adelantar estudios y planes sobre bases ciertas.

Para tal tarea, que es función del Dane, en el presupuesto nacional se destinaron 350 mil millones de pesos, y por noticias difundidas por esta entidad estatal se supo desde hace tiempo que los pasos o fases necesarias para cumplir con tal labor habían sido planificadas a profundidad, que la recolección de información terminaría en junio y los primeros datos serían difundidos en el presente mes de julio de 2018.

Más los hechos son tozudos. Terminó junio, estamos a mediados de julio y la recolección de datos sobre el terreno no ha concluido, el cronograma elaborado no se cumplió y, por ende, el divulgar en este mes los primeros resultados será también una meta fallida.

¿Qué pasó con el Censo? Las disculpas dadas por el Dane no son inteligentes. ¿Por qué? Porque es poco sensato esgrimir argumentos tales como los hechos de HidroItuango, la temporada de lluvias, el calendario electoral, cuando los dos últimos son eventos conocidos previamente, que han debido preverse al planificar las tareas y el primero es puntual, centrado en una región determinada de nuestro territorio.

Algo es de bulto: no ha terminado la recolección de datos en los cascos urbanos de las principales ciudades, sabiéndose que Colombia, hoy, es urbana.

La etapa digital del Censo, eCenso tuvo serios tropiezos por maniobras sucias en redes sociales, y porque el programa diseñado no fue suficientemente inteligente. Se especula que ha habido tropiezos en la contratación de personal de censistas y protestas de quienes han sido reclutados para ello, lo que muestra mala planificación del Dane del trabajo.

Ninguna investigación ha sido aún iniciada por los entes de control, pero algo es cierto, falló el Dane en una tarea básica de su razón de ser como entidad estatal.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN EDITORIAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Comentarios