Sábado 21 de Julio de 2018 - 12:01 AM

¿Cómo vamos en turismo?

Comparta este artículo ›

Hace algunos años, cuando tomamos conciencia de que nuestra geografía y la arquitectura colonial de los cascos urbanos de varios de nuestros municipios eran atractivos para impulsar a Santander como destino turístico, cuando tuvimos el cuarto de hora de Panachi y del Cerro del Santísimo, se creyó que nuestra región despegaría en ese importante sector de la economía y que tendríamos una fuente grande de ingresos económicos y de empleo. Pero el revés de la moneda muestra otro estado de cosas.

Destinos turísticos como los municipios de las provincias Guanentina y Comunera no han sabido preservar en debida forma esta fuente de desarrollo económico. El desorden en la oferta turística, la falta de innovación, la informalidad y errores en el desarrollo hotelero muestran que no hemos cuidado nuestra “gallina de los huevos de oro”.

Los que han podido ser pilares fundamentales de Santander como destino turístico, Panachi y el Cerro del Santísimo, sufren las consecuencias de los yerros y la miopía que se tuvo en la constitución, estructuración y administración de la forma asociativa creada para volverlos realidad, permitiendo que hayan perdido espacio e impulso en medio de una competida oferta a nivel nacional. ¿Las medidas adoptadas para enmendar el camino estarán dando resultado? ¿Se estarán aplicando correctivos eficientes o solo paliativos que no solucionan el problema?

En tanto, a los municipios que han pretendido ser destino turístico les han llegado con ímpetu las enfermedades colaterales de la falta de control: microtráfico de alucinógenos, aumento de la delincuencia, inseguridad ciudadana.

Miles de destinos turísticos en EE.UU., España, Francia, Alemania, Italia, Rusia, Inglaterra, etc., se reinventan año tras año para combatir la rutina y el estancamiento, innovan, avanzan, multiplican sus atractivos, es decir, cuidan la “gallina de los huevos de oro”.

Nueva York, Washington, San Francisco, Miami, Roma, París, Barcelona, entre otras ciudades, tienen como gran filón de ingresos públicos y privados el turismo, veta que “engorda” el recaudo fiscal y da recursos para renovarse como destinos turísticos.

Estamos a tiempo de revisar las cosas en materia de turismo en Santander, serenamente determinar qué se ha hecho bien, en qué hemos fallado y debemos enmendar, qué debemos innovar pues la abulia nos impedirá salir del actual estado de cosas y logrará que matemos nuestra más preciada “gallina de los huevos de oro”.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN EDITORIAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Comentarios