Lunes 23 de Julio de 2018 - 12:01 AM

El mal uso de las regalías

Comparta este artículo ›

Las regalías son el pago que hacen las compañías petroleras y mineras al Estado colombiano por explotar yacimientos de un recurso natural no renovable. Son un recurso finito, volátil, que si bien hoy representan un buen ingreso para el erario, no estarán siempre pues los yacimientos de petróleo, carbón, gas natural y gas licuado que son explotados se agotan y las exigencias de preservación del medio ambiente han orientado a la economía hacia fuentes más limpias, como son los combustibles obtenidos de la biomasa.

Por eso las regalías, que son una especie de lotería que nos ha brindado la naturaleza, deben invertirse atinadamente en proyectos estratégicos que signifiquen en el futuro ingresos más estables para los departamentos y municipios, so pena que nos ocurra lo que a aquel que ha sido en un momento consentido por la fortuna, dilapida el premio y queda pronto en la ruina.

El régimen de regalías se reformó a través del Acto Legislativo 5 de 2011 y la Ley 1.530 de 2012, modificación que ha tenido aspectos positivos pero la ineficacia de quienes administran a los municipios y a los departamentos campea, al igual que la corrupción y ello es palpable a lo ancho y largo de nuestro territorio.

La Contraloría General de la República ha detectado más de 800 mil millones de pesos en posibles detrimentos patrimoniales en regalías, de ellos más de 300 mil millones de pesos son obras inconclusas o ya terminadas y sin uso y, además, el 70% de la contratación tiene un solo oferente. Además, el Fondo de Ciencia, Tecnología e Innovación de Regalías, creado por la reforma de las regalías de 2011, ha fallado y exige una revisión a fondo.

Las regalías, por ser finitas, deben destinarse a grandes proyectos de desarrollo territorial y ello no ha sido posible por la corrupción y la falta de horizonte e inteligencia en el aprovechamiento de los recursos de los administradores de la cosa pública en los municipios y departamentos.

En materia de regalías se necesita ya apretar tuercas, desterrar de su manejo a los políticos corruptos, modificar aquellos aspectos en que la reforma de 2011 no fue atinada, so pena de que al país le ocurra lo que a aquel ganador de la lotería que dilapidó su premio.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN EDITORIAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Comentarios