Jueves 02 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Un llamado a la calma

Comparta este artículo ›

El país ha entrado en una turbulencia política a menos de una semana de la posesión presidencial de la cual, de seguir, nadie saldrá bien librado. El anuncio del expresidente de la República Álvaro Uribe Vélez de renunciar a su curul de senador, ante la decisión de la Corte Suprema de Justicia de abrir investigación formal en su contra, generó un caos político del que el país no sale. Se elevaron voces incriminadoras de todas partes, se hicieron gravísimas acusaciones y al final quedó una nación convulsa, con un inmenso manto de duda frente a la institucionalidad de la Corte Suprema, sembrado por el expresidente; un proceso penal que ya nadie entiende; una prensa haciendo eco de cada uno de los pronunciamientos y aumentando el barullo, y un país que acrecienta esa división, que ni aún pasadas las elecciones presidenciales logra mermar. Ahora la decisión del expresidente Uribe de reversar su renuncia vuelve a agitar las aguas de un país que no cesa su turbulencia.

No es el fin de este espacio decir a quién le asiste razón en esta disputa judicial, pues quien debe decidirlo es la Justicia, pero sí hacer un llamado a la calma. Ningún bien le hace a Colombia que a menos de una semana de la posesión del nuevo presidente de la República, Iván Duque, la institucionalidad del país se encuentre en un estado de pugna y que desde las mismas instituciones se ponga en duda la legitimidad de unas y otras. Es esta fortaleza de las instituciones la única garantía de una democracia sostenible, pues solo en la firmeza de las ramas del Estado se puede cimentar una verdadera democracia.

El país afronta retos muy difíciles en materia económica, de seguridad ciudadana, de confianza inversionista, de índole social, y un gran etcétera, que requieren que al iniciar el nuevo gobierno, la atención del país esté puesta en ellas y no en asuntos de otra índole. Nada bueno le espera a este país si continúa en este espiral de ataques, agresiones y sobre todo en esta división.

Hay que seguir adelante como nación. Viene un nuevo gobierno con nuevos retos, con un gabinete que promete un gran desempeño por las calidades de sus miembros, con un país que necesita seguir adelante en su progreso. Esperemos que vuelva la calma, que las instituciones operen de la forma que deben operar y que el país, por fin, vaya hacia adelante.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN EDITORIAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Comentarios