Lunes 13 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

El Decreto de la Línea Negra

Comparta este artículo ›

La Línea Negra delimita el territorio ancestral de los pueblos indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta, para quienes desde su cosmovisión la Sierra es el origen de todo lo que hay. Dentro del polígono que contiene tal Línea están los sitios sagrados donde dichas etnias hacen pagamentos y retribuciones a sus ancestros espirituales; algunos de ellos son ríos, quebradas, piedras, parte del mar. Comprende, además, partes de la zona urbana de Santa Marta, Riohacha, Valledupar, Aracataca, Fundación, Dibulla y la playa de Taganga, entre otros.

El Gobierno Santos, tras cuatro años de estudios y negociaciones con las etnias aborígenes, gremios y gobiernos departamentales, recogiendo lo ordenado en varias sentencias de las altas Cortes, expidió el pasado 6 de agosto un decreto que amplía el número de sitios sagrados contenidos dentro de la Línea Negra.

Medios de la producción temen que tal decisión afecte la propiedad privada, el suelo urbano y de expansión urbana, y ponga en el limbo proyectos futuros en esa región. El choque entre la cosmovisión de los indígenas, la defensa de su terreno ancestral, la marcha de la economía, el interés de los gremios y de los gobiernos de la región ha generado gran polémica. Lo que no es cierto es que sea algo reciente pues la Línea Negra se trazó en 1973, se actualizó en 1995 y en 2014 la Corte Constitucional ordenó al Gobierno Nacional delimitarla.

En 2017, el Banco de la República hizo un estudio para determinar si la Línea Negra, los resguardos indígenas y los Parques Nacionales de la Sierra han alterado la presencia de colonos y proyectos de infraestructura vial. Concluye que no han tenido efecto sobre factores asociados con la huella humana, no han afectado proyectos de desarrollo y en cambio han reducido la desforestación.

Gremios de la producción y gobiernos regionales piden dar marcha atrás en la delimitación de la Línea Negra. El paso del tiempo señalará qué sucederá, pero estudios científicos internacionales señalan claramente: la Sierra Nevada es irremplazable, debe ser protegida porque es el lugar del planeta que cuenta con más especies de animales en vía de extinción: 21.500. De contera, los glaciares en Colombia se han evaporado y la Sierra, que hace 150 años tenía 82 kilómetros de glaciar, hoy tiene menos de 6,71 kilómetros.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN EDITORIAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Comentarios